Twitter y Facebook defienden su imparcialidad política en el Senado de EE.UU.

Noticias destacadas de Tecnología

Las redes sociales se encuentran bajo presión tanto de la izquierda como de la derecha por su manejo de los contenidos políticos en las elecciones de EE.UU.

Facebook y Twitter defendieron su manejo de la desinformación sobre las elecciones estadounidenses en una acalorada audiencia ante el Congreso el martes, en la que un importante senador atacó a las plataformas por ser el “editor final” de las noticias políticas.

La audiencia, la segunda en menos de un mes, tuvo lugar cuando las redes sociales se encuentran bajo presión tanto de la izquierda como de la derecha por su manejo de los contenidos políticos durante la dura campaña presidencial estadounidense.

El jefe de Facebook, Mark Zuckerberg, y el director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, testificaron de forma remota durante la sesión sobre la “censura y supresión de artículos de noticias” y el “manejo de las elecciones de 2020” por parte de las plataformas, de acuerdo a los planteamientos de los senadores.

El senador republicano Lindsey Graham, quien preside la audiencia del Comité Judicial, advirtió a ambos que se necesitan nuevas regulaciones para garantizar que las principales plataformas sean responsables de las decisiones sobre eliminar o filtrar los contenidos o permitir que permanezcan en línea.

“Parece que ustedes son los editores finales”, dijo mientras cuestionaba las decisiones de ambas plataformas de limitar la distribución de un artículo del New York Post sobre una mala conducta que involucra al hijo del presidente electo, Joe Biden, durante la campaña.

“Cuando hay empresas que tienen el poder de los gobiernos (y) tienen mucho más poder que los medios de comunicación tradicionales, algo tienen que ceder”, señaló.

Graham dijo que la ley conocida como Sección 230, que otorga inmunidad a los servicios en línea por el contenido publicado por otros, “debe cambiarse”.

Megáfono para falsedades

El senador demócrata Richard Blumenthal también pidió una reforma de la Sección 230 mientras reprendía a las redes sociales por lo que considera que fue una actuación inadecuada sobre la desinformación política por parte del presidente Donald Trump.

“El presidente ha utilizado este megáfono para difundir falsedades dañinas en un aparente intento de anular la voluntad de los votantes”, dijo.

Blumenthal agregó que las grandes plataformas tienen “un poder que excede con creces a los barones ladrones de la última edad de oro” y “se han beneficiado enormemente de la extracción de datos sobre nuestras vidas privadas y la promoción del discurso de odio y la anulación de los votantes”.

El republicano Mike Lee, por su parte, criticó que las redes sociales “adoptaran un abordaje partidista muy notorio en lugar de uno neutral para la moderación del contenido relacionado con las elecciones... apenas unos días antes de las elecciones”.

En el otro lado, Blumenthal dijo que “Facebook parece tener un historial de hacer adaptaciones y ceder a la presión conservadora” en sus políticas de contenido.

Su colega demócrata Dianne Feinstein cuestionó la idoneidad del etiquetado de Twitter en tuits no verificados, como los de Trump reclamando una victoria electoral.

“¿Esa etiqueta es suficiente para evitar que los tuits hagan daño mientras siguen siendo visibles sin ser exactos?”, preguntó la senadora.

La Sección 230

Tanto Dorsey como Zuckerberg dijeron que estaban abiertos a la reforma de la Sección 230, pero advirtieron que las plataformas no deberían ser tratadas como “editores” o medios tradicionales.

“Tenemos que ser muy cuidadosos y reflexivos acerca de los cambios... porque ir en determinada dirección podría evitar la llegada de nuevos competidores y nuevas empresas”, dijo Dorsey.

“Ir en otro sentido podría crear una demanda de la eventual cantidad de recursos para gestionarla [la sección 230]. Ir en otro podría alentar aún más el bloqueo de voces...”, enumeró.

Ambos ejecutivos repasaron sus esfuerzos para frenar la desinformación en la campaña electoral.

“Reforzamos nuestra aplicación contra las milicias, las redes de conspiración y otros grupos para ayudar a evitar que usen nuestra plataforma para organizar la violencia o los disturbios civiles en el período posterior a las elecciones”, dijo Zuckerberg.

También señaló que Facebook había eliminado las afirmaciones falsas sobre las condiciones del voto y había etiquetado con advertencias más de 150 millones de piezas de contenido marcadas por verificadores independientes.

Dorsey dijo que filtrar en Twitter no fue el resultado de un sesgo, a pesar de que los conservadores afirmen lo contrario.

Al filtrar el contenido, “todas las decisiones se toman sin utilizar puntos de vista políticos, afiliación partidaria o ideología política”, dijo.

“Las reglas de Twitter no se basan en una ideología o un conjunto particular de creencias. Creemos firmemente en ser imparciales y nos esforzamos por hacer cumplir nuestras reglas de Twitter de manera justa”.

Ambas plataformas han comenzado a limitar el alcance de muchos de los tuits de Trump, en particular aquellos en los que el presidente saliente ha rechazado su derrota electoral o cuestionado la integridad del proceso de votación.

Twitter y Facebook han estado sometidas a una fuerte presión para eliminar lo que muchos ven como información errónea y dañina sobre las elecciones, mientras se defienden de afirmaciones de que han suprimido deliberadamente ciertas opiniones políticas.

Comparte en redes: