Andrés Pastrana regresa a la línea institucional de su partido

En julio se harán dos reuniones para definir su papel. La idea es que trabaje de la mano con la nueva dirigencia azul, de cara a las elecciones de 2014 a Congreso y Presidencia. No se descarta alianza con el Centro Democrático.

   Yepes fue congresista por 36 años y el pasado 12 de junio fue elegido presidente del Directorio Nacional Conservador.
Yepes fue congresista por 36 años y el pasado 12 de junio fue elegido presidente del Directorio Nacional Conservador.

Eso de que la política es dinámica se ha convertido ya en una verdad de Perogrullo. Pero, una vez más, en el escenario colombiano se aplica perfectamente con el acercamiento que ya se ha dado entre Andrés Pastrana y el Directorio Nacional del Partido Conservador, del que el expresidente estuvo alejado en los últimos años y del que se había convertido en uno de los más duros críticos.

Pastrana trabajará de la mano de los nuevos dirigentes de la colectividad azul, escogidos hace poco y que muchos ven como de línea uribista, según lo confirmó el exsenador caldense Ómar Yepes Alzate, presidente del Directorio Conservador, quien en diálogo con El Espectador deja entrever la línea que el partido pretende seguir y no descarta alianzas con el Centro Democrático de Álvaro Uribe.

¿Qué rumbo quieren darle al Partido Conservador?

La idea es fortalecerlo; en particular, contribuir a que bote ese miedo de enfrentar el futuro. El partido se ha vuelto conformista y muchas veces la gente lo tilda de comodín, y nuestra idea es que, como diría Gilberto Alzate, sea más protagonista que comparsa, más locomotora que vagón, que jalone en lugar de que lo jalonen.

Y en materia electoral, ¿cuáles son las perspectivas para 2014?

Aspiramos a mantener o elevar la representación en el Congreso. El presidente Pastrana entregó el partido con 31 senadores y 50 representantes. Hoy estamos con 22 senadores y 37 representantes. Hemos perdido representación.

¿A qué cree que se debe eso?

Al empuje de las otras organizaciones políticas y a la falta de presencia frente a los problemas nacionales. Si bien se han asumido posiciones claras en el Congreso, no han sido vistas como acción de la colectividad.

¿Cree que se van a ver afectados por la llegada del Centro Democrático?

Eso depende de nosotros mismos. Si trabajamos bien y rescatamos la confianza en el partido, no sólo mantendremos a nuestra propia gente sino que nos nutriremos de quienes han militado en otras organizaciones o de los jóvenes que quieren incursionar en la política.

¿Cómo recuperar esa confianza cuando durante los ocho años de gobierno Uribe y lo que va de Santos ha sido un partido apegado a las cuotas burocráticas?

El partido como tal estuvo dispuesto a la lucha, pero muchos de sus militantes fueron tomando otro rumbo que finalmente llevó a que la opinión pública tuviera ese concepto de que se volvió una especie de comodín. Hay una herencia del Frente Nacional, donde todo el mundo quiere estar en el Gobierno. La gente no quiere estar por fuera y lo que nosotros pretendemos es lo contrario: opinar sin temor de ninguna naturaleza a las consecuencias que eso pueda tener. El partido, aun estando en el Gobierno y en la Unidad Nacional, no puede perder su capacidad de opinar, así sea contrario a lo que diga el jefe del Estado.

Hay quienes creen que la nueva Dirección Nacional es de línea uribista...

Todo el mundo puede tener simpatías en una u otra dirección, pero yo quiero rescatar para el partido la denominación de conservadores. Cuando asumí la presidencia dije: ni uribista, ni antiuribista; ni santista, ni antisantista.

¿Cuál va a ser la postura del partido frente a las elecciones presidenciales de 2014?

Eso está por definirse. En principio, la posición clara del directorio es que hay que tener candidato propio, si quiera para la primera vuelta. Ahora, no sé qué nos depare el futuro. Estamos convencidos de que el gran escenario para que un partido se pueda mostrar ante el país y presentar sus propuestas son las elecciones presidenciales.

¿Y si el presidente Santos va por la reelección? Porque ustedes son de la Unidad Nacional...

Ya lo definiremos, pero la idea es tener candidato propio.

Una cosa es querer y otra poder. ¿El Partido Conservador tiene hoy candidatos de peso para unas presidenciales?

Cuando un partido es débil se hace jalonar por parte de alguna personalidad atrayente que goce de simpatías ante la opinión pública. Cuando un partido es fuerte y organizado es el que jalona a los candidatos. Desde luego hay que ser muy celosos en la escogencia de los mismos y procurar acertar con una persona que caiga bien ante la gente y que tenga el país en la cabeza.

Deme nombres...

El partido abrió el escenario para que quienes quieran aspirar a la Presidencia lo digan y vengan a exponer sus puntos de vista. Hasta ahora se han hecho presentes Martha Lucía Ramírez y José Félix Lafaurie. Pero se puede tener un abanico mucho más grande y unos hablan de Luis Alfredo Ramos o de Juan Carlos Echeverry. Los cuatro son prenda de garantía para adelantar un debate electoral con suficiente conocimiento sobre la temática nacional. Será la próxima convención del partido, cuya fecha no se ha definido, la que tome las decisiones.

¿Los conservadores se sienten relegados por el Gobierno?

El concepto generalizado es que hay más cercanía del presidente hacia el liberalismo. Nos han dado participación en el Gobierno, pero sí he oído muchas quejas de la bancada de que el presidente ha sido distante.

¿Será verdad eso de que lo que Santos busca es la reunificación liberal?

No sé, pero el presidente Santos ha militado toda su vida en el Partido Liberal y en los últimos años en la U. El tiempo se encargará de clarificarnos eso.

¿Su llegada a la presidencia de la dirección del Partido Conservador podría servir para limar asperezas con el expresidente Andrés Pastrana?

Hablé con él el miércoles. El presidente saldrá de vacaciones con su familia y al regreso se fijará una fecha para que el directorio en pleno se reúna con él, y después va a venir a nuestra sede a fijar sus posiciones políticas. Estoy autorizado para contarle a la opinión pública que Andrés Pastrana va a trabajar muy de la mano con el Partido Conservador de aquí en adelante.

O sea, es su regreso al partido...

Nunca se había ido. Él ha hecho críticas y observaciones, pero nunca ha dejado de ser conservador.

¿Y esta nueva dirección conservadora comparte las críticas de Pastrana al gobierno Santos?

Eso es sano para el Gobierno. El unanimismo no es positivo y muchas veces la gente, por temor a indisponer al Gobierno, deja de abrirle los ojos sobre actuaciones que es necesario corregir. Las críticas en ningún momento deben ser recibidas como oposición, simplemente se dice lo que se considera que se debe decir.

¿Pero cuál va a ser exactamente el rol de Pastrana?

Él tiene su espacio y dentro de los nuevos estatutos es miembro por derecho propio del Directorio Nacional. Es un jefe natural del partido, por su trayectoria y por su condición de expresidente, y sé que vamos a ganar mucho en la medida en que se una con las directivas y con las masas, y contribuya a orientar no sólo a la colectividad sino al país, por sus conocimientos y por su experiencia como gobernante.

Entonces, ¿vamos a ver a Pastrana asumiendo el liderazgo del conservatismo de cara al proceso electoral de 2014?

Debería ser así y el directorio debe estar sintonizado con él.

¿Y el expresidente Uribe? ¿Ha hablado con él?

También conversamos. Él está en lo que está, defendiendo sus puntos de vista, hablando con claridad de la seguridad democrática, la confianza inversionista y la cohesión social. Reconoce que el Partido Conservador fue un baluarte durante su gobierno y aspira a mantener buenas relaciones, y seguramente a hacer acuerdos para luchar por el país.

O sea, se viene una alianza entre el Centro Democrático y el Partido Conservador...

Eso lo dirá el futuro. El directorio es el que tiene que asumir posiciones en su momento y, como dicen en la calle, la política es dinámica y las circunstancias se encargarán de definir si el partido va solo, si va en alianza con el uribismo o con el santismo.

¿Usted cree, como dice Uribe, que Santos desvió el rumbo?

Creo que todos los gobiernos hacen ajustes a las políticas que vienen de atrás, y, en términos generales, que el país se ha venido moviendo en una misma dirección. Pastrana se empeñó en conquistar la paz; no se pudo, pero se recompuso la administración pública en muchos frentes. Después vino Uribe, que le puso énfasis a sus postulados. Y el gobierno de Santos ha estado en lo mismo, acentuando otros aspectos. En general, la sociedad colombiana aspira a seguir por el rumbo del desarrollo y del bienestar..

[email protected]

@hgarciasegura