La banda que mató al agente de la DEA

Santos felicitó a la Policía por la captura de los sospechosos por la muerte del agente de la DEA, pero le pidió “la misma efectividad con los asesinatos de colombianos”.

La Policía anunció que los capturados formaban parte de una banda de atracadores que actuaba cerca del parque de la 93. / AFP
La Policía anunció que los capturados formaban parte de una banda de atracadores que actuaba cerca del parque de la 93. / AFP

Cuando supieron que su víctima era un agente de la DEA, los presuntos asesinos de James Terry Watson buscaron borrar el rastro del crimen que habían cometido a como diera lugar: algunos se fueron de la ciudad y otros intentaron lavar la sangre que había quedado en el taxi en el que fue herido de muerte el estadounidense, pero como no pudieron, vendieron los cojines manchados, con tan mala suerte que los compradores fueron dos policías encubiertos. Ayer, a menos de cinco días del asesinato, la Policía anunció la captura de seis sospechosos. Cuatro de ellos se enfrentan a la posibilidad de una extradición a los Estados Unidos.

Al conocerse de las capturas de Édgar Javier Bello, alias Payaso; Héctor Leonardo López, alias Bavario; Edwin Gerardo Fiqueroa, alias Garcho; Ómar Fabián Valdés, alias El Gordo; Ángel Pulgarín y Víctor Nieto, el presidente Juan Manuel Santos felicitó a la Policía.  No obstante,  indicó con vehemencia que espera que esa institución tenga “la misma efectividad con los asesinatos de los colombianos, cuando les hacen el paseo millonario, y alguno sale asesinado”.

Por su parte, la embajada de los Estados Unidos agradeció a la Policía por la prontitud “con que lograron la captura de cuatro sospechosos de la muerte de nuestro colega”. En la ciudadanía quedó la sensación de que tuvo que ocurrir la muerte de un ciudadano estadounidense —agente de la DEA, además— para que la Policía actuara con una diligencia tan sorprendente si se tiene en cuenta que los responsables fueron ubicados y capturados a menos de cinco días de cometido el asesinato. La banda de atracadores que, según las investigaciones, acabó con la vida de Watson ya era conocida en el sector del parque de la 93.

Al parecer la banda había realizado varios paseos millonarios antes del que intentaron hacerle al agente de la DEA. Además, de los seis sospechosos capturados ayer por la Policía, por lo menos tres tienen antecedentes penales y uno de ellos, alias Payaso, es sindicado de delitos contra otros extranjeros, siendo precisamente el que habría apuñaldo a Watson cuando  se resistió al robo.

Cuatro de los detenidos, Payaso, Bavario, Garcho y El Gordo, son requeridos por una corte federal de la ciudad de Washington (Estados Unidos). Por su parte, Pulgarín y Nieto serán procesados por la justicia colombiana por su presunta colaboración con los atracadores.

Las pruebas

El pasado jueves cerca de las 11:15 de la noche y después de haberse reunido con unos amigos a ver la final de la NBA, Watson abordó un taxi, no muy lejos del parque de la 93. Conforme con las autoridades, el automóvil de placas VEN144 era conducido por Bavario. A las pocas cuadras, el carro se detuvo y fue abordado por dos hombres que se movilizaban en otro taxi de placas VDL424 y que, supuestamente, era conducido por El Gordo.

Uno de los dos hombres era, de acuerdo con las investigaciones, Édgar Javier Bello, alias Payaso. El otro sería alias Garcho. En este segundo taxi, se encontraba, además, Víctor Nieto. En rueda de prensa, el general León Riaño aseguró que producto de las pesquisas realizadas por el CTI de la Fiscalía y por la Policía y gracias a dos fuentes humanas “se encontraron evidencias como el pantalón con sangre de Payaso, autor material del homicidio” y se obtuvieron las sillas manchadas de sangre, mencionadas previamente. También se hallaron y examinaron los dos taxis usados en el paseo millonario. “En la inspección técnica de uno de los vehículos fue encontrada una pulsera de otra víctima de paseo millonario”, indicó el general León Riaño.

El cuerpo del agente —quien estaba casado con una colombiana y llevaba 13 meses en este país desarrollando investigaciones relacionadas con narcotráfico y bandas criminales— fue repatriado a los Estados Unidos el pasado lunes en una ceremonia presidida por el embajador de ese país en Colombia, Michael McKinley. En ese país esperan a los cuatro sospechosos, quienes, aunque sindicados de varios crímenes en Colombia, terminarán respondiendo por sus delitos en Estados Unidos.

 

últimas noticias