Cali: entre encuestas, trinos y 'chontico'

Los caleños están acostumbrados. Cada que llega un proceso electoral para elegir nuevo alcalde, la guerra de los rumores se intensifica en los últimos días de la campaña. Y esta vez no ha sido la excepción.

El candidato conservador Milton Castrillón prendió la mecha. De él se dice que, a través de su Blackberry, corrió la noticia de que la aspirante del Polo Democrático, María Isabel Urrutia, adhería a su campaña.

Urrutia negó dicha versión y se fue lanza en ristre no sólo contra Castrillón, sino contra gran parte de la clase política de la ciudad: “No haremos alianzas para repartirnos Cali. Tampoco haremos acuerdos con la mafia ni con políticos involucrados en hechos de corrupción, como sí lo hacen otras campañas, que se han aliado con investigados por parapolítica o por corrupción, o en el robo de Agro Ingreso Seguro, o candidatos aliados con personajes que han destruido nuestra ciudad y patrimonio”.

En Cali la guerra de las encuestas también ha hecho de las suyas. Más allá de las grandes firmas encuestadoras, se utilizan otras maneras poco convencionales de medir el favoritismo de los candidatos. Es así como se ha vuelto muy popular un sondeo que hacen las cerca de 18.000 vendedoras de chance, las “chonticas” como les dicen, quienes en la calle y cara a cara con la gente le preguntan por quién van a votar el domingo.

En esta improvisada encuesta, Urrutia le gana a Guerrero, pero en otros sondeos se da triple empate técnico entre Urrutia, Castrillón y Guerrero. Este último, en los estudios de Gallup y Datexco, supera con amplia ventaja a sus contendores. Es el juego de los rumores y las zancadillas.

últimas noticias