La clave del voto colombiano

Se estima que cerca de cuatro millones de colombianos viven en el vecino país, principalmente en los estados de Zulia, Táchira, Barinas y Caracas, en donde serían decisivos en las elecciones de este domingo.

El candidato opositor, Henrique Capriles, cerró su campaña en Cojedes; El presidente Hugo Chávez llenó varias avenidas en Caracas.   / AFP
El candidato opositor, Henrique Capriles, cerró su campaña en Cojedes; El presidente Hugo Chávez llenó varias avenidas en Caracas. / AFP

Los candidatos presidenciales venezolanos suelen acompañar sus presentaciones en plaza pública al son de un buen joropo. Sin embargo, cuando llegan a estados como Zulia, Táchira y Barinas, entre otros, el arpa termina alternando con el acordeón, pues con un buen vallenato es que llegan al electorado colombiano, que según analistas, será decisivo el próximo domingo 7 de octubre, cuando 19 millones de venezolanos acuden a las urnas para elegir al próximo presidente.

Ni el gobierno colombiano ni el venezolana conocen a ciencia cierta el número exacto de colombianos que viven en Venezuela. Sin embargo, los cálculos de ambos lados coinciden en que serían entre tres y cuatro millones, de los cuales, un millón y medio tendrían derecho a ejercer el voto. Una cifra nada despreciable a la hora del sufragio.

Por eso el presidente Hugo Chávez y el candidato de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Henrique Capriles, diseñaron una estrategia para captar el mayor número de colombianos. Capriles Radonsky tiene “El Voluntariado”, al cual se adscriben todos aquellos votantes no afiliados a partido político alguno y en ese gran grupo entran los electores voluntarios colombo-venezolanos, los cuales se ramifican en cada uno de los estados con diversidad de nombres: Colombianos con Capriles, Colombia Sin Fronteras, de ahí que no exista una estructura nacional sino particular en cada región.

En agosto pasado, el grupo denominado Nacionalizados Con Capriles, del Zulia, anunció que 170 mil colombo-venezolanos de la región apoyarán a Capriles Radonski. Basan este apoyo en la propuesta de cambio del candidato de la Unidad y la fuerte devaluación del bolívar fuerte, hecho que ha frenado el crecimiento económico en los pueblos de la frontera, según Richard Bidó, representante de los electores con doble nacionalidad.

Por su parte, la Asociación de Colombianos en Venezuela, del comando del candidato oficialista, Hugo Chávez Frías, estima que la meta es captar 500 mil votos entre los inmigrantes inscritos en el Registro Electoral Permanente (REP) y sus respectivas familias, según considera Juan Carlos Tanus, presidente de la Asociación.

Ambos candidatos trataron de captar el voto de los colombo-venezolanos. El objetivo es lograr que el mayor número de ciudadanos venezolanos con nacionalidad colombiana o de origen colombiano vote por su opción, porque saben que allí existe un gran filón de votos que en una cerrada contienda puede inclinar la balanza hacia el abismo de una derrota o la meta del triunfo.

“El voto colombiano equivaldría más o menos al “tercer estado” de Venezuela, en cuanto a proporción numérica, porque superaría, incluso, la cifra de electores de la región capital, de Caracas”, sostiene el experto en estadística José Luis Bermúdez, docente de la Universidad de Zulia.

El analista político Luis Vicente León aclara que en Venezuela no existe una estimación real sobre el poder del voto colombiano y en las encuestas jamás se pregunta por el origen del votante. “Sin embargo, hay que decir que el colombiano o descendiente de Colombia es el ‘cruzado’ más importante en el país”, agrega.

Sólo falta echar un vistazo a algunos temas que se debatieron durante la campaña para darse cuenta de la importancia del voto colombiano: la misión identidad, que permitió la doble cedulación de miles de nacionales (en Venezuela tampoco tienen cifras exactas de este tema); la relación política y económica con Colombia; la visita de candidatos a Bogotá y la participación del país como acompañante en los diálogos de paz entre el gobierno colombiano y las Farc.

Desde 1999, el número de colombianos en territorio venezolano creció significativamente, aspecto que no se midió en el último Censo de Población de Venezuela, efectuado en el año 2011. La razón para dicho crecimiento no fue otra que la puesta en vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que aprobó la doble nacionalidad (artículo 34) y abrió la oportunidad a miles de personas de recuperar la nacionalidad colombiana, que habían perdido por cuestiones legales, y a otros venezolanos, de padres colombianos, obtener la nacionalidad del país de origen de su familia.

Así, la mayor parte de los colombianos que residen permanentemente en Venezuela provienen de bisabuelos, abuelos y padres colombianos, producto del proceso de inmigración natural de Colombia hacia Venezuela y el cual ahora se está dando con mayor intensidad en sentido inverso, de Venezuela hacia territorio colombiano.

Actualmente hay miles de venezolanos concejales, diputados, gobernadores, generales, soldados y hasta presidentes cuya raíz genealógica es colombiana. Hijos de colombianos son, entre otros, los expresidentes Carlos Andrés Pérez y Ramón José Velásquez, ambos oriundos del Táchira. También los actuales diputados de la Asamblea Nacional Hiram Gaviria, Nora Bracho, Helí Ramón Atencio y Francisco Arias Cárdenas, los dos primeros con linaje de la costa colombiana, el tercero del Cesar y el último con familia del Norte de Santander.

Sin embargo, ha sido en los últimos años que se ha reportado mayor incremento en la cedulación. En 2010, según artículos de prensa, se presentaron los niveles más altos de doble cedulación. Datos de los consulados de Colombia en San Cristóbal y San Antonio señalan que hace dos años se efectuaban 160 trámites de este tipo, mientras que ahora son 800, en promedio.

Al analizar los estados con incidencia de población colombiana, basados en los criterios de frontera y de la existencia de misiones diplomáticas de Colombia, se concluye que el voto colombiano está identificado geográficamente en Amazonas, Anzoátegui, Apure, Bolívar, Barinas, Carabobo, Distrito Federal, Lara, Mérida, Táchira y Zulia. De estas 11 regiones, cinco se ubican entre los siete principales estados con mayor peso electoral de Venezuela: Zulia, Distrito Federal, Carabobo, Lara y Anzoátegui, porque superan el millón de electores.

La sumatoria de estas cinco regiones con mayor peso electoral se traduce en nada más y nada menos que en el 40,53% del total general de electores para las presidenciales. Casi un 50% en sólo esos cinco estados, donde hay una fuerte presencia colombiana y, por ende, evidentemente del voto colombo-venezolano.

Estruendoso cierre de campañas

El presidente Hugo Chávez cerró su campaña con un inmenso mitin en Caracas, que él mismo denominó un “cierre estruendoso de la avalancha bolivariana”. Caracas es la ciudad que le aporta más votos al mandatario y en donde se han instalado sus principales bastiones electorales durante sus 14 años de gobierno.
Henrique Capriles, el candidato opositor, quien también había logrado una inédita marcha de la oposición en la capital, cerró su campaña en una visita casa por casa en los estados Cojedes (centro), Apure (suroeste) y finalmente Lara (noroeste). Desde hoy empieza a regir la prohibición legal para hacer llamados a votar por alguno de los candidatos presidenciales.

*Periodista y profesor venezolano.

 

últimas noticias