Congreso sería citado a extras para resolver ley de revocatorias del mandato

Roy Barreras dijo que sería necesario para corregir los vicios de trámite en la ley de participación ciudadana y eventualmente el ascenso del general Patiño.

El presidente del Senado, Roy Barreras Montealegre, no descartó que pueda ser llamado a sesiones extras el Congreso de la República para solucionar los vicios de trámite en la ley de participación ciudadana que definirá los criterios para la revocatoria del mandato de los alcaldes y gobernadores del país, entre ellos, del alcalde Gustavo Petro Urrego.

Barreras dijo en la rendición de cuentas del año legislativo que es necesario resolver los términos de la decisión de la Corte Constitucional que pone en duda la vigencia de la Ley de Participación Ciudadana y los mecanismos de referendo.

“La Corte anunció un auto para que el Congreso pueda corregir los vicios de trámite sobre esta ley, auto que no llegó antes del fin de la legislatura y por eso probablemente la decisión sobre ese tema, sea una decisión que justificara convocar a sesiones extras al Congreso”, señaló.

Según él, se debe resolver el tema y definir con claridad si hay o no revocatorias del mandato viables en Colombia.

De hecho, en caso de citarse a sesiones extraordinarias, perfectamente podría evacuarse el ascenso del general Francisco Patiño.

La advertencia de la Corte

La Sala Plena de la Corte Constitucional se abstuvo de estudiar la ley estatutaria conocida como la ley de participación democrática o ciudadana.

El alto tribunal consideró que se presentaron vicios de trámite, puesto que se consideró que se presentó una irregularidad por parte de la Secretaria del Senado que no registró cuántos votos se presentaron en contra durante la votación.

Ante esto se indica que el proyecto será devuelto al Senado de la República con el fin de que se adelante nuevamente el debate y votación de dicho proyecto de ley presentado en noviembre de 2011.

 

últimas noticias

Ripoll, el pueblo que prefiere olvidar

Ramiro Suárez: Dios en la frontera

Hidroituango sigue fuera de control