Corta diferencia entre pobres y clase media

La solución para reducir la brecha social en el país está en disminuir los impuestos a la clase media, para que así más pobres pasen a la mitad de la pirámide, propone Fenalco.

El cantautor español Joan Manuel Serrat, en su canción Pueblo blanco, decía: “Y si te toca llorar, es mejor frente al mar”. Pero a los colombianos, según Guillermo Botero, presidente de Fenalco, “desafortunadamente les ha tocado acostumbrarse a llorar en sus aposentos, porque sólo el 43% conoce el mar, aunque tengamos costas en el Océano Pacífico y el Atlántico”.

Más diciente aún, el 82% de los colombianos no ha salido del país. Pero si esos datos le parecen curiosos, la comparación de los mismos lo puede dejar preplejo, pues la explicación a dichas tendencias pasa por los problemas económicos de los colombianos, pero no necesariamente se explica a partir de su estrato. En otras palabras, la clase media no necesariamente monta más en avión o viaja más al exterior que el 40% de los pobres que hay en el país.

Al menos eso es lo que se desprende de un estudio realizado por Fenalco en conjunto con la firma B&Óptimos, el cual pretende reflejar el nivel de pobreza en el país y que, de acuerdo con Botero, tiene “resultados que confirman que la brecha social es todavía inmensa”.

Además, agregó que “sólo se puede fomentar el consumo y el turismo local si fortalecemos a la clase media, bajándole los impuestos. Una proporción mayoritaria de nuestra población se clasifica en la base de la pirámide, es decir, en la actualidad el 40% de los habitantes viven en situación de pobreza. Era usual que se sostuviera que en Colombia la clase baja no puede comer y la clase alta no puede dormir. Indudablemente, el panorama está cambiando y para bien, aunque los índices de desigualdad siguen creciendo. La idea es que en 2030 pasemos de 250 millones de personas de clase media a 1.200 millones en Colombia, Indonesia, Vietnam, Egipto, Turquía y Sudáfrica, las naciones emergentes”.

La investigación fue realizada en Bogotá, Cali y Medellín, y se realizaron entrevistas a 1200 hombres y mujeres en edades de 18 a 60 años, quienes debieron responder las siguientes preguntas: ¿Ha montado en avión? ¿Cada cuánto lo hace? ¿Ha salido del país? ¿Conoce el mar? ¿A qué edad lo conoció?

El estudio reveló que sólo el 38% de las mujeres entrevistadas han subido en un avión, cifra que es mayor en los hombres, con un 49%, y que el 73% de la población objetivo toma este medio de transporte esporádicamente, un 13% lo hace una vez al año, el 10% entre dos y cinco veces, otro 3% viaja mensualmente y sólo un 2% seis veces al año.

En este punto cabe advertir que el 66% de lo encuestados pertenecientes a estratos bajos nunca ha viajado en avión y el 61% de los de clase media tampoco lo ha hecho, lo que evidencia una diferencia de sólo 5%. “No creemos que sea por aversión a las alturas, como le pasa a Gabriel García Márquez, y el 82% de los encuestados no ha salido del país, y no creemos que sea por mero parroquialismo”, expresó el dirigente gremial. Del 18% que sí ha salido del país, un 13% son mujeres y un 22% hombres.

En este indicador también se muestra que la diferencia entre la clase baja y media no es abismal: 90% de los entrevistados de clase baja nunca han salido del país, separándolos sólo tres puntos porcentuales de los de clase media (87%). Rafael España, director de investigaciones de Fenalco, asegura que de ese 18% “la mayoría señala como destinos a Venezuela y Ecuador, a San Antonio y Tulcán”.

“Aunque las cifras de consumo han aumentado, es un hecho que los colombianos deben conocer el país y no quedarse en el turismo netamente departamental, a lugares que quedan a cuatro horas de la ciudad de origen. Por ejemplo, los bogotanos viajan a Girardot, Melgar o Villeta, pero a otras latitudes muy poco”, afirmó Botero.

Otro de los resultados del estudio es que el 57% de la población nunca en su vida ha conocido el mar, excepto por televisión y revistas. Del 43% que sí lo conoce, un 32% lo hizo cuando tenía más de 20 años, el 28% lo vio por primera vez antes de cumplir los 10 y el 40% restante entre sus 11 y 20 años.

Frente a este panorama, Sergio Díaz-Granados, ministro de Comercio, Industria y Turismo, aseguró que mediante programas como la Red de Pueblos Patrimoniales de Colombia y Compre Colombiano, el turismo y el consumo local van a tener un repunte. Además, agregó que con la llegada de nuevas aerolíneas, las cuales están estudiando el mercado colombiano, “habrá mayor competencia, más rutas y precios más asequibles”.

Temas relacionados