Día 'D' en Naciones Unidas para los palestinos

El presidente Mahmud Abbas presentará oficialmente este viernes en la ONU su petición de reconocimiento del Estado palestino.

Llegó el “Día de la verdad”, como lo bautizaron los palestinos. Después del mediodía, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, llegará a la sede de Naciones Unidas para pedirle al mundo que reconozca a Palestina como un Estado en pleno derecho, el número 194 de la ONU. Luego de su discurso, Abbas entregará formalmente la carta con la petición oficial al secretario general de la organización, Ban Ki-Moon, y una hora más tarde será el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, el que suba al estrado para expresar su oposición a la petición. “Estamos de acuerdo en que palestinos e israelíes deberíamos sentarnos y negociar. Yo creo que los palestinos quieren conseguir sus objetivos a través de la comunidad internacional, pero no están preparados todavía para hacer la paz con Israel”, dice el ministro israelí.

Pero, a pesar del muro diplomático que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y otros mandatarios levantaron, Mahmud Abbas no está dispuesto a dar marcha atrás. Ya llegó muy lejos, respaldado por el 85% de los palestinos y por cerca de 140 países, según sus cuentas, como para ceder ante la presión a la que fue sometido en los últimos días. “Los palestinos tenemos el derecho a un Estado”, insistió horas antes de presentar su petición.

En Cisjordania, Ramala y la Franja de Gaza respaldarán la petición de su presidente con varias marchas. En Israel harán lo propio. El temor es que la esperanza frustrada de unos y la alegría de otros se traduzcan en un estallido de violencia. Las autoridades de la ANP ya dijeron que sus protestas serán pacíficas y pidieron a su pueblo mantenerse pasivo y tranquilo. Israel, por su parte, declaró el estado de alerta y repartió gases lacrimógenos y otras armas no letales a sus colonos para que se defiendan ante posibles protestas y preparó a sus soldados para hacer frente a eventuales disturbios.

Issa Amro, uno de los más importantes activistas palestinos de Hebrón, aseguró: “No atacaremos colonias ni puestos de control; no queremos que las cosas se nos escapen de las manos como en la segunda intifada e Israel disponga de argumentos para endurecer la represión y para levantar nuevos muros”.

“El mérito de Abbas es su camino legal y pacífico, que no debe abandonar en ningún caso. ¿Cómo no quieren que la comunidad internacional aplauda a unos palestinos que ahora sólo esgrimen la rama de olivo y al fin han entregado la pistola? La palabra es lo que les da su fuerza moral y política; desautoriza y anula el erróneo camino violento que algunos todavía quieren transitar y coloca a EE.UU. e Israel en una sin salida”, escribió Lluís Bassets, experto en Oriente Medio del diario El País de España.

Muchos diplomáticos han hecho saber que las consecuencias de la acción palestina en la ONU, es decir, el reconocimiento del Estado palestino, no cambiarán de forma inmediata la vida de los palestinos bajo la ocupación. Y más bien advierten sobre los contras de la petición. Dan por seguro que Estados Unidos suspenderá su aportación anual a la Autoridad Palestina, cercana a los 500 millones de dólares, y que Israel adoptará todas las medidas posibles para dificultar la vida a los palestinos de Jerusalén Oriental y Cisjordania.

Abbas ya llevó muy lejos el pulso como para ceder ante cualquier oferta. Netanyahu, por su parte, ya demostró que no se asusta ante las presiones.

El camino de la propuesta palestina en Naciones Unidas

1. El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, presenta la petición de adhesión a la ONU en una carta dirigida al secretario general, Ban Ki-moon. Si se ajusta al artículo IV de la Carta de Naciones, es enviada al Consejo de Seguridad.

2. El Artículo IV dice: “Podrán ser miembros de la ONU todos los estados amantes de la paz que acepten las obligaciones consignadas en esta Carta y que, a juicio de la Organización, estén capacitados para cumplir dichas obligaciones y se hallen dispuestos a hacerlo”.

3. La admisión se efectúa por decisión de la Asamblea General previa recomendación del Consejo de Seguridad. Se debe tener el visto bueno de 9 de los 15 miembros y lograr que ninguno de los 5 con derecho de veto (EE.UU., Reino Unido, Francia, Rusia y China) lo ejerzan.

4. No hay un tiempo específico para este trámite. Si hay veto, los palestinos recurrirán a la Asamblea General, en donde deben obtener dos terceras partes de los 193 votos posibles para que Palestina sea aceptada como país observador, ya no con plenos derechos.

Temas relacionados

 

últimas noticias