El carisma de la oposición

Desde el interior de la línea dura del uribismo se oficializó el nacimiento de la Convergencia de Puro Centro Democrático, que tiene como fin derrotar al presidente Santos y recuperar el poder.

Con un auditorio colmado y en medio de vítores y arengas, llegó el jueves en la noche al club El Nogal el expresidente Álvaro Uribe Vélez. Lo acompañaba lo más selecto de su guardia pretoriana para rendir homenaje al exministro Fernando Londoño, luego de su satisfactoria recuperación del atentado del que fue víctima el 15 de mayo en el norte de la ciudad. Pero más allá de las muestras de afecto, el evento se convirtió en el lanzamiento de la nueva plataforma política del ‘uribismo puro’, que desde ya se alinea abiertamente en oposición al gobierno de Juan Manuel Santos.

En primera fila estaban ubicados los más connotados exfuncionarios que lo acompañaron en los ocho años de mandato, parlamentarios que representan la línea dura del uribismo, militares en retiro, sus abogados personales y una corte de seguidores que exponían a flor de piel su respaldo al naciente proyecto político, el del Puro Centro Democrático, en una evidente añoranza de tiempos pasados.

Entre las caras conocidas estaban los exministros Carlos Holguín, María Consuelo Araújo, Martha Pinto y Marta Lucía Ramírez; los senadores José Darío Salazar y Juan Carlos Vélez; el exfiscal Luis Camilo Osorio, el exasesor José Obdulio Gaviria, el analista Alfredo Rangel y el periodista Plinio Apuleyo Mendoza. También, coincidencialmente, los abogados Jaime Granados y Jaime Lombana, hoy enfrentados en los tribunales por el caso del presunto homicidio del estudiante Luis Andrés Colmenares.

Con la solemnidad y el arraigo que sólo se puede encontrar en una congregación religiosa inició el evento, no sin antes pedir un minuto de silencio en memoria de los militares caídos en combate. Incluso Uribe les pidió que “ayuden a los colombianos desde el cielo” y empezó un discurso en el que lanzó una andanada de críticas contra el gobierno Santos por el deterioro en materia de seguridad y de la confianza inversionista, el aumento desproporcionado de la burocracia, el respaldo a una ‘dictadura’ en Venezuela y el olvido de los soldados y policías.

“Seguramente este Gobierno, que para elegirse se valió del anterior, desestima estos temas porque inicialmente no resultan suficientemente taquilleros en las encuestas”, fustigó.

Con estos argumentos anunció la conformación de un frente político al que denominó Coalición de Convergencia al Puro Centro Democrático, e instó a los ciudadanos y partidos a participar en la elaboración de la plataforma, a animar las precandidaturas y a apoyar a un gran candidato”, candidato llamado a derrotar al presidente Santos.

Luego, con el mismo ahínco, el exministro Londoño tomó la palabra en medio de arengas como “Londoño, Uribe es tu amigo” y otras que incluso lo proclamaban como candidato a la Presidencia. Pero él mismo, en tono irónico, le recordó al auditorio que está inhabilitado por un procurador —en evidente referencia a Edgardo Maya— “luego de que yo calificara de prevaricador a un juez, el mismo juez que quería dejar libres a los Rodríguez Orejuela”.

Eso sí, Londoño se ratificó como uno de los principales militantes del Puro Centro Democrático, al tiempo que planteó la necesidad de “un acuerdo sobre lo fundamental”, al estilo Álvaro Gómez Hurtado, con la premisa de fortalecer la seguridad y buscar la derrota militar de la guerrilla: “Las narcoguerrillas han sido resucitadas con una política inepta y con la promesa de que pronto pasarán a servirse los restos de la dignidad nacional. Ese festín se hará en una mesa de conversaciones en la que los terroristas se convertirán en jefes y legisladores”, afirmó.

Así, con el mismo entusiasmo que inició la presentación del ‘Frente contra el terrorismo, el apaciguamiento y por la solidaridad’, concluyó el evento en medio de gritos de devoción por parte de los asistentes hacia Uribe y Londoño, convertidos definitivamente en los bastiones de la oposición a Santos.

Esta alternativa política ya tiene un candidato dispuesto a dar la pelea: el exministro de Hacienda Óscar Iván Zuluaga, quien pese a no tener suficiente acogida en la opinión pública, según recientes encuestas, podría contar con un fuerte músculo político por el apoyo de Uribe con su nueva coalición del Puro Centro Democrático.

Algo que reconoce, desde la orilla política de la izquierda, el expresidente del Polo Democrático Carlos Gaviria, quien afirmó que “Uribe tiene una vocación por el poder extraordinaria”. Sin embargo, manifestó su preocupación por la agresividad del mensaje de este nuevo frente político.

Por su parte, el mismo presidente Santos, tímidamente y sin llegar a confrontaciones con su antecesor, ya había criticado previamente el llamado ‘Frente contra el terrorismo’, al manifestar que “no es aceptable bajo ningún aspecto ni bajo ningún punto de vista que el terrorismo sea utilizado como una causa política y electoral”.

Así, sin asomos de tolerancia hacia el Gobierno actual, con seguidores doctrinarios, postulados políticos e ideológicos y con la plena vocación de recuperar el poder, nació la convergencia del Puro Centro Democrático, que dará mucho de qué hablar y será, como van las cosas, uno de los principales dolores de cabeza del presidente Santos.

últimas noticias