¿Por qué el Gobierno no paga lo mismo por todos los pacientes?

Esta es una de las críticas de las EPS a la unificación del POS.

La buena noticia de la unificación del Plan Obligatorio de Salud (POS) para todos los colombianos, esa idea de que en el país no haya más pacientes de primera y segunda clase, está empezando a empañarse por una serie de situaciones que —aseguran los conocedores— podrían causar un colapso total en el sistema.

Sólo con mencionar lo referente a la unidad de pago por capitación (UPC) basta para prever que ese colapso no está lejos. Para empezar, hay que decir que la UPC es el valor que el Gobierno le gira cada año a las EPS por cada uno de sus afiliados al sistema.

Antes del 1º de julio, cuando todavía no había empezado a regir la unificación del POS, una EPS recibía alrededor de $547.000 por un paciente del régimen contributivo (según las cuentas de Acemi, el gremio que reúne a las EPS de este régimen) y $352.000 por uno del subsidiado. Se entiende que como los primeros tenían un abanico de beneficios más amplio (en su Plan Obligatorio de Salud tenían acceso a más servicios y medicamentos), eran más costosos para las EPS.

Ahora que todos los usuarios, tanto los del contributivo como los del subsidiado, tienen los mismos derechos, pues lo esperado sería que el Gobierno les reconociera a las EPS el mismo dinero (la misma UPC) por cada paciente. Pero no es así.

Según las cuentas del gobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz, los valores se van a seguir manteniendo en esa escala, provocando un déficit de cerca de $110.000 por cada persona afiliada al sistema. “En el caso de Cundinamarca, hay casi un millón de personas afiliadas al régimen subsidiado, luego se presentará un déficit de $110.000 millones al año”, aseguró Cruz.

Según Acemi, sí se está planteando aumentar la UPC del régimen subsidiado a $470.000, pero seguiría habiendo un vacío de $60.000 frente a los usuarios del contributivo, aún sabiendo que ambos tienen ahora el derecho a acceder a los mismos beneficios.

¿De dónde salió ese cálculo? ¿Por qué el Gobierno supone que un paciente de menores ingresos (quienes gozan del régimen subsidiado) le cuesta menos a las EPS? Nelcy Paredes Cubillos, vicepresidenta operativa y financiera de Acemi, lo dice de una manera cruda pero directa: “dicen que la población pobre consume menos servicios, pero eso está por demostrarse”.

Esta conclusión del Gobierno resultó del plan piloto para la unificación del POS que se hizo con las poblaciones de Cartagena y Barranquilla. Según esta experiencia, la Comisión de Regulación en Salud (CRES) decidió que la población del régimen subsidiado presentaba definitivamente una utilización menor de los servicios y por eso les costaba menos a las EPS.

“Habría que probar si esto es así también en las grandes ciudades como Medellín o Bogotá”, dice Nelcy Paredes. Pero hay una preocupación más que expone el presidente de Acemi, Jaime Arias: “El temor es que cuando la gente aprenda a utilizarlo y sepa que tiene los mismos beneficios, la utilización de la demanda se va a ampliar y habría un déficit”. Un déficit que se sumaría al desastre financiero que existe en la mayoría de EPS del régimen subsidiado, que son las que tienen que enfrentar el reto del POS unificado.

 

últimas noticias