El impedimento que no ha sido

Al magistrado de la Corte Alfredo Gómez le correspondió adelantar el juicio contra al exministro Arias. Pero su hijo también figura como salpicado en el caso.

El pasado viernes la fiscal Viviane Morales Hoyos radicó en la Corte Suprema de Justicia el escrito de acusación contra el exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias por el escándalo del programa Agro Ingreso Seguro (AIS). En esencia, la jefa del ente investigador concluyó que el exfuncionario detenido entregó millonarios subsidios a poderosos clanes familiares de la Región Caribe y otros departamentos con el fin de preparar su plataforma política como candidato a la Presidencia en 2010. Por esta razón lo acusó de los delitos de peculado por apropiación en favor de terceros y contrato sin el cumplimiento de los requisitos legales.


El mismo lunes, por sorteo, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia le asignó el expediente al magistrado santandereano Alfredo Gómez Quintero, quien terminará su período de ocho años en el alto tribunal el próximo 30 de septiembre. Hasta la tarde de ayer, según le confirmó a El Espectador el presidente de la Sala Penal, magistrado Javier Zapata, el magistrado Gómez Quintero no había presentado ningún impedimento para conocer el proceso. Muy a pesar de que su hijo, Julián Alfredo Gómez Díaz, figura como uno de los principales salpicados en el caso. La Fiscalía lo ha citado en dos ocasiones para imputarle cargos por el delito de peculado, pero la audiencia no se ha podido realizar.


El abogado Julián Alfredo Gómez, con apenas 30 años de edad y estudios en derecho administrativo, economía y mercadeo político, después de un paso fugaz por la Superintendencia Financiera, en el año 2007 se vinculó como asesor del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA). Precisamente en la Unidad Coordinadora del programa AIS, una especie de enlace entre el Ministerio de Agricultura y el IICA. En ese cargo permaneció hasta el 2 de junio de 2009, cuando asumió como director de la Unidad Coordinadora del programa AIS. Pocos meses después la desaparecida revista Cambio publicó una investigación en la que quedaron al descubierto presuntas irregularidades en la entrega de millonarios subsidios no reembolsables.


Un proceso judicial que hoy tiene en prisión al exministro Arias y en apremios a su exviceministro Juan Camilo Salazar —la Fiscalía ya le imputó cargos, pero por vencimiento de términos recuperó la libertad—. En total, entre beneficiarios del programa de AIS y funcionarios del Ministerio de Agricultura, 23 personas han sido imputadas por el ente acusador. El hijo del magistrado Gómez aún espera lo que determine la justicia en su audiencia. En el caso de Arias, la Corte Suprema citó para los días 12, 13 y 14 de octubre el inicio del juicio en su contra. En éste, muy probablemente, Julián Gómez pueda ser llamado como testigo de cargo.


“¿Por qué, tres días después de que se le asignara el proceso de Arias, el magistrado Gómez Quintero no ha manifestado su impedimento?”, se preguntó un reconocido penalista consultado por El Espectador. Y añadió: “No tiene presentación que el papá conozca el expediente donde ha resultado investigado su hijo Julián Alfredo por lo ocurrido en el escándalo de AIS”. Otro penalista agregó: “Al recibir el despacho del magistrado Gómez todas las evidencias de la Fiscalía contra Andrés Felipe Arias, pues indirectamente el jurista conocerá las pruebas que obran contra su hijo. Nuevamente en este caso rondan las suspicacias”.


Por ejemplo, en el escrito de acusación contra Andrés Felipe Arias aparece relacionado el nombre de Julián Gómez Díaz. “Es decir, el hijo del magistrado que por ahora está conociendo el proceso como ponente”, sostuvo una fuente cercana a la investigación. Otro abogado, más sencillamente, destacó: “Es un reproche de carácter ético. Si un familiar está implicado en un caso, el deber del operador judicial es hacerse a un lado para garantizar la administración de justicia”.


Por su parte, el penalista Iván Cancino, defensor del exsecretario del Ministerio de Agricultura Juan David Ortega, opinó: “Aunque creo que no hubo delito en el caso AIS, no se vería bien que el magistrado Alfredo Gómez fuera el ponente. Incluso por la buena imagen que ha tenido como magistrado”. A través de la oficina de prensa de la Corte Suprema se le hizo saber a este diario que el martes pasado el magistrado Alfredo Gómez estaba de permiso.


La defensa de Arias


Consultado por El Espectador sobre la controversia, el exmagistrado de la Corte Jorge Aníbal Gómez, abogado de Andrés Felipe Arias, le restó suspicacia al asunto y resumió: “Así como se ha dicho que el exministro Arias escogió a dedo al IICA para esa contratación de AIS, lo que no es cierto, tampoco creo que la Corte hubiera escogido a dedo al magistrado Gómez. Los repartos siempre se hacen al azar”. No obstante, sí advirtió que presume que el magistrado se declarará impedido y que para eso tiene hasta cinco días después de que le haya sido asignado el proceso. Es decir, su plazo máximo vencería mañana viernes 23 de septiembre.


Por último, Jorge Aníbal Gómez manifestó que tampoco se va a afectar el proceso porque el magistrado Gómez Quintero termine su período el 30 de septiembre. Otros penalistas, sin embargo, tienen una lectura distinta. Mientras se le pone fin a la polémica, lo cierto es que Julián Gómez Díaz le ha dicho a la Fiscalía que no participó en asuntos contractuales en el manejo del programa de AIS y además aportó 52 correos que recibió durante su gestión, en los que dejó constancia de las instrucciones puntuales que recibió del Ministerio de Agricultura sobre la forma en que se suscribieron los convenios y los términos de referencia de los subsidios entregados.


De no presentarse el impedimento, a partir del 1º de octubre el magistrado —también santandereano— Luis Guillermo Salazar, quien reemplazará a Gómez Quintero, conocerá como ponente el expediente de Arias.