El liberalismo llega al gabinete Santos

La designación se produce un día después de las elecciones de autoridades locales y regionales, y en momentos en que el DANE anuncia que por fin el índice de desempleo en el país es de un solo dígito (9,7%).

El presidente Juan Manuel Santos confirmó el lunes un rumor que corría desde hace varios días en los mentideros políticos: que el director del Partido Liberal, Rafael Pardo, sería el ministro de Trabajo, una cartera que había desaparecido a comienzos del gobierno Uribe, cuando se fusionó en el Ministerio de la Protección Social, y que Santos ahora revivió. La designación se produce un día después de las elecciones de autoridades locales y regionales, y en momentos en que el DANE anuncia que por fin el índice de desempleo en el país es de un solo dígito (9,7%), mientras que los más suspicaces hablan de un primer paso hacia la gran reunificación del liberalismo.


Lo cierto es que Pardo asume la cartera de los asuntos laborales con el viento a su favor, pero, al mismo tiempo, con el duro desafío que representa la negociación del salario mínimo para 2012 y con unas centrales obreras en las que el inconformismo se ha hecho sentir en las protestas sociales de las últimas semanas. En este sentido, está también el difícil panorama de la situación contractual en el sector minero-energético y una serie de compromisos frente al TLC con Estados Unidos.


Por lo demás, Pardo deberá impulsar uno de los temas que fue su caballito de batalla como candidato presidencial el año pasado: la Ley del Primer Empleo. Una iniciativa que Santos incluyó en la agenda de la Unidad Nacional y que apunta, fundamentalmente, a formalizar el mercado laboral y dar más oportunidades a los jóvenes, madres cabeza de familia, desplazados, discapacitados, en proceso de integración, mujeres mayores de 40 años y a los nuevos empleados que devenguen menos de 1,5 salarios mínimos.


Bogotano, bachiller del Gimnasio Moderno y economista de los Andes, Rafael Pardo fue director del Plan Nacional de Rehabilitación y consejero de Paz en el gobierno Barco. En 1990, cuando César Gaviria llegó a la Presidencia, entró a ser su consejero de Seguridad y después fue promovido al cargo de ministro de Defensa. Durante la coyuntura del Proceso 8.000 se apartó de los lineamientos del Partido Liberal.


En 2002 llegó al Senado bajo las toldas de Cambio Radical. Volvió a su partido y en 2010 enfrentó a Santos en las presidenciales. Tras el triunfo de éste, desde la dirección de la colectividad, se convirtió en uno de sus escuderos dentro de la coalición de la Unidad Nacional. Si bien en la actualidad hay ministros de orígenes liberales —caso Germán Vargas Lleras y Juan Carlos Esguerra—, Pardo es el primero que llega al gabinete a nombre de la institucionalidad del partido.

Temas relacionados