El último 'round'

Los candidatos a la Alcaldía de la capital se jugaron importantes cartas en esta disputadísima campaña. Parody asumió una actitud más agresiva, Peñalosa le bajó el tono a la confrontación y Petro respondió con ánimo conciliador.

Después de recorrer las seis principales ciudades del país, la Caravana de la Democracia de la alianza informativa de El Espectador, Caracol Radio y Noticias Caracol llegó el miércoles a Bogotá, con un debate entre los cinco candidatos a la Alcaldía que registran mayor intención de voto en las encuestas. El encuentro reafirmó la coincidencia de los aspirantes en la mayoría de sus propuestas y, más allá de una que otra pulla, dejó oír los mismos discursos que se han venido escuchando a lo largo de la campaña.

Gustavo Petro, Enrique Peñalosa, Gina Parody, Carlos Fernando Galán y David Luna respondieron durante una hora a las preguntas de la alianza sobre contratación, movilidad y políticas para las minorías, entre otras, en medio de un intento de saboteo por parte de simpatizantes de los candidatos del Polo Democrático y del PIN, cada uno con el 1% de intención de voto, según la encuesta de Gallup Colombia revelada ayer (las reglas del debate permitían invitar sólo a los aspirantes por encima del 5%).

Los momentos punzantes de la jornada corrieron por cuenta de los punteros de la encuesta, Petro (27%), Peñalosa (21%) y Parody (18%), quienes no escatimaron pullas entre sí, por ejemplo, cuando la independiente Gina Parody aseguró que Gustavo Petro tiene en su lista al Concejo a un candidato que forma parte “del cartel de la vivienda” que se ha robado “miles de millones de pesos” en Bogotá. Afirmación a la que el aspirante del Movimiento Progresistas contestó diciendo que el concejal de ese supuesto cartel de la vivienda “se llama Fernando Rojas y no está conmigo, pues está en el Polo Democrático”. Fernando Rojas es del grupo de 17 concejales llamados a interrogatorio por la Fiscalía en el día de ayer (ver sección judicial).

Parody también atacó a Peñalosa al afirmar que la aspiración del exalcalde se alió con políticos “que se han caracterizado por pedir puestos y prebendas”. La excongresista agregó que sólo los aceptaría en una eventual administración suya “si se comprometen a que no todo vale”. En seguida, el candidato verde recordó que, cuando le entregó la Alcaldía a Antanas Mockus (hoy principal aliado de Parody), éste mantuvo buena parte del gabinete peñalosista por considerar que se trataba de un “equipo de estrellas”.

La única candidata mujer defendió el hecho de haber aceptado en el pasado el apoyo del expresidente Álvaro Uribe —respaldo que ahora ella le critica a Peñalosa— recordando que se separó del uribismo cuando se empezaron a comprobar los vínculos de algunos de sus miembros “con la corrupción y el paramilitarismo”.

Por su parte, a la pregunta de por qué se mantiene si no pasa del 7% de la intención de voto en las encuestas, el liberal David Luna reafirmó que irá hasta el final de la contienda y que no aceptará alianzas con ningún candidato.

El aspirante de Cambio Radical, Carlos Fernando Galán, insistió, como lo ha hecho en otros debates, en que la ciudad tiene hambre de renovación, que los ciudadanos tienen que recuperar la confianza en su gobierno y que, si bien no cuenta con toda la experiencia, trabajará por una capital incluyente y con oportunidades para todos.

El tema más sensible de todo el debate se tocó cuando el columnista de este diario Felipe Zuleta preguntó a los aspirantes cómo garantizarían los derechos de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales). Puntualmente, el periodista cuestionó a Peñalosa acerca de su propuesta sobre la localidad de Chapinero, administrada actualmente por una alcaldesa gay. Al respecto, el aspirante verdeuribista dijo que en su gobierno ser gay no será un criterio para escoger a sus funcionarios y que esta minoría “tendrá condiciones de absoluta igualdad, no serán discriminados en contra, pero tampoco serán privilegiados”. El resto de los candidatos coincidieron en responder que en la ciudad no puede haber discriminación de ningún tipo.

En el debate se vio a un Gustavo Petro más conciliador, una Gina Parody considerablemente más agresiva y un Enrique Peñalosa que lució su usual calma. Cada cual afinó así sus estrategias para poder robarse entre sí un poco de la disputadísima intención de voto para las elecciones del 30 de octubre.

Ecos del debate

Gina Parody
Independiente

Yo me separé del uribismo cuando estaba en el momento más alto y no lo hice por cualquier cosa: me separé por sus prácticas políticas, que hoy se han comprobado en distintos estadios de la justicia. La alianza con Mockus es una alianza que dice ‘No todo vale’.

Carlos Fernando Galán
Cambio Radical

Reconozco en todos los candidatos una propuesta seria. Yo había dicho que contemplaría una alianza con David Luna, así que, seguramente, si no estuviera en la contienda, votaría por él. La unión no se logró porque buscamos distintas alternativas para concretarla.

Enrique Peñalosa
Partidos Verde y de la U

No hay ninguna base para que alguien diga que le voy a meter la mano en mal sentido a Chapinero. Queremos que Chapinero progrese y sea bien administrada. En el pasado ha habido alcaldes gays. Bienvenido. Si hay un excelente candidato gay, perfecto, pero si no, también.

Gustavo Petro
Movimiento Progresistas

A pesar de las diferencias, en la campaña presidencial logramos acuerdos con el presidente Santos, como la Ley de Víctimas. Creo que nos podemos poner de acuerdo en varias cosas, como que el metro sea para todos los estratos y no sólo para uno, y en la política de revitalización urbana.

David Luna
Partido Liberal

A mí lo que me generan las encuestas es más motivación, porque con nuestras propuestas vamos a derrotar las encuestas. Que haya liberales apoyando otras candidaturas es democrático. Es normal. Voy hasta el final de la contienda, porque mi alianza es con los ciudadanos.