La justicia de los nasas

Los tres guerrilleros de las Farc capturados por la Guardia Indígena el miércoles pasado en Toribío serán juzgados por la comunidad. El ‘Nasa Uu’s Phenxi’ o ‘Tribunal Indígena’ coordinará el proceso.

En Toribío todo está listo para juzgar a los tres guerrilleros de las Farc que fueron detenidos por la Guardia Indígena el pasado miércoles, en una acción de reivindicar la movilización que estas comunidades del norte del Cauca vienen haciendo desde hace 15 días, con la que buscan, según dicen, desalojar de sus territorios a todos los actores armados, incluyendo la Fuerza Pública.

Ayer, antes de instalar la Asamblea Permanente en la que se les realizará el juicio a los subversivos retenidos en momentos en que planeaban hostigar a las tropas que se habían acantonado en el cerro Berlín, el gobernador del resguardo, Marcos Yule Yatacué, leyó el acta del material de guerra que se les incautó. Lo que han reiterado las autoridades indígenas es que su justicia los castigará, y que de comprobarse que alguno de ellos pertenece a las comunidades ancestrales, será expulsado del territorio o desterrado.

¿Pero cómo es un juicio de los indígenas nasas? Después de que la Constitución de 1991 reconociera la doble jurisdicción en Colombia, las comunidades indígenas tienen una distinta a la del resto de colombianos. Esto explica que, a través de otras normas, los indígenas dentro de sus territorios pueden tomar decisiones frente a lo que consideren sean faltas a los derechos humanos o propios de sus comunidades.

Arquimedes Vitonás es docente en Toribío y especialista en derechos indígenas de la Universidad Carlos III de Madrid (España), y dice que “la justicia indígena consiste en tomar los usos y costumbres, los derechos de ellos y los humanos y, alrededor de estos dos —a través de la espiritualidad—, comenzar a hacer los juzgamientos”.

De ahí que las comunidades del norte del Cauca hayan establecido lo que en nasa yuwe se llama el ‘Nasa Uu’s Phenxi’, que significa “Tribunal Indígena”, el cual está conformado por 19 gobernadores de los 19 resguardos del norte del departamento y algunos adultos mayores que ayudan al análisis y la reflexión a partir de su experiencia.

Frente al tema de la sanción, las autoridades indígenas han establecido que hay una que puede colocar el tribunal directamente y otra que es potestad de toda la comunidad. A través de una asamblea pública se define el juicio, se hacen algunas propuestas y más de tres mil indígenas deciden cuál será la sentencia final.

“Cuando eso ocurre, la gente se siente comprometida en los procesos, se siente responsable, y después se le puede exigir a la misma comunidad autocorrección de su gente, del comportamiento de sus comuneros. Por eso es importante involucrar a todos”, explica el profesor Vitonás.

Tipos de juzgamientos

1. Se expulsa del territorio si se comprueba que un comunero del resguardo cometió una falta, como pertenecer a algún grupo armado legal o ilegal.

2. Se aplica el remedio, que consiste en darle ‘fuete’ con plantas medicinales que, según las creencias de la cultura indígena, corrigen los problemas. “No es tanto para hacerle daño, sino con plantas medicinales para corregir”.

3. Los cabildos pueden tomar la decisión de encerrarlos en los propios calabozos que tienen las autoridades indígenas en sus territorios.

4. Y una ultima opción es que a los acusados los dejen en calidad de guardados en cárceles del Estado colombiano.

El juicio de estos tres subversivos retenidos el miércoles no es el primero que se hace. “Las autoridades han cogido a varios guerrilleros, los han juzgado y han sido condenados. En esto ya hay suficiente experiencia”, dice Vitonás.

Y contó de un caso reciente: las Farc mataron a un líder indígena llamado Cristóbal Secué, quien era uno de los que varias veces habían aplicado justicia en estos territorios. “A los asesinos los cogió el cabildo, les aplicó el remedio y después los mandó en calidad de guardados a la cárcel San Isidro en Popayán”, cuenta el profesor.

El gobernador Marcos Yule Yatacué ha lidiado también en el reciente pasado con este tipo de acciones: “Queremos demostrarle al país que nuestros territorios los han convertido en campos de batalla, tanto la guerrilla como el Ejército. Esto ratifica que no estamos inclinados para un solo lado”.

Por ahora, los tres guerrilleros permanecerán detenidos en el sitio que se ha establecido de asamblea permanente, llamado ‘Cecidic’, a las afueras de Toribío, donde precisamente se concentran los indígenas del cabildo de Toribío que exigen que no haya más conflicto en su tierra.

 

últimas noticias

Gobierno insiste en IVA para la canasta familiar