Los jueces de Bernardo Moreno

La sala compuesta por nueve magistrados, que este martes presenta El Espectador, analizará las evidencias que tiene la Fiscalía sobre el caso de las chuzadas del DAS. La exdirectora del DAS, María del Pilar Hurtado, también será acusada.

La Corte Suprema de justicia fue víctima de las interceptaciones y los seguimientos ilegales, que se planearon desde el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS). Ahora, el máximo tribunal colombiano se alista para empezar el juicio contra quienes, según la Fiscalía, serían los principales cerebros del plan criminal: Bernardo Moreno, exsecretario de la Presidencia de la República, y María del Pilar Hurtado, exdirectora del organismo de seguridad. Ambos funcionarios del gobierno del expresidente Álvaro Uribe Vélez

A las 2:00 de la tarde comenzará la audiencia de formulación de acusación. En la diligencia sólo estará presente de Moreno, (quien se encuentra privado de la libertad) ya que a Hurtado la procesarán como persona ausente, pues está prófuga de la justicia colombiana y asilada en Panamá. Ambos irán a juicio por concierto para delinquir, violación de comunicaciones, abuso de función pública, prevaricato por acción y falsedad en documento público.

En el estrado, una sala penal conformada por dos magistrados titulares (Fernando Alberto Castro Caballero y José Luis Barceló) y siete conjueces. El motivo: siete de los magistrados titulares se declararon impedidos al haberse visto afectados con las interceptaciones y los seguimientos ilegales. Los que se declararon impedidos fueron Javier Zapata Ortiz, Sigifredo Espinoza Pérez, Julio Socha Salamanca, Augusto Ibáñez Guzmán, María del Rosario González, José Leonidas Bustos Martínez y Alfredo Gómez Quintero.

El impedimento obligó a que se eligiera a sus reemplazos de la lista de 18 conjueces que se conforma cada año. Para esta ocasión, la selección fue una mezcla de experiencia y juventud. Eso sí, todos con importantes pergaminos académicos y profesionales: son doctores en derecho penal, con amplia experiencia en litigios y, especialmente, en docencia universitaria e investigación.

Frente a su recorrido, los magistrados eligieron una nómina mixta: tres con una trayectoria de más de 10 años como conjueces (Luis Bernardo Alzate Gómez, José Francisco Acuña Vizcaya y Guillermo Angulo González), dos con un corto recorrido de cuatro años (Juan Carlos Prías Bernal y Alfonso Daza González) y dos novatos (Ricardo Posada Maya y Paula Cadavid Londoño), que llegaron este año.

Los más experimentados recuerdan haber participado en casos como el de Sabas Pretelt de la Vega, Pablo Ardila, Rodrigo Garavito y Fabio Ochoa Vásquez, entre otros. El resto dice que se han encargado de casos que no han sido de tanta relevancia como el que ahora asumen.

“Los conjueces somos elegidos por el reconocimiento y prestigio como abogados. Los magistrados nos postulan cada año y en sesión especial eligen a quienes conforman esa lista de 18 abogados que deben estar prestos para reemplazarlos, en caso de que alguno se declare impedido. Todos debemos reunir las mismas cualidades profesionales que se les exigen a los titulares”, dijo el conjuez Luis Bernardo Alzate Gómez, quien es el más antiguo de los seleccionados, con 18 años de experiencia.

Fue especialmente esta forma de elección la que motivó que Jaime Granados, abogado de Bernardo Moreno, presentara una recusación contra los conjueces que juzgarán a su cliente, al considerar que también se debían declarar impedidos al ser nombrados por las víctimas. Otra sala de conjueces estudió el caso y negó la recusación.

“Los conjueces somos el juez natural cuando los magistrados se apartan del proceso. Son ellos los que nos eligen y no hay otro sistema diferente. Si se hubiera aceptado la tesis de la recusación, no habría quien juzgara a estos exfuncionarios”, indicó el conjuez Juan Carlos Prías.

“Los conjueces no fuimos elegidos por las víctimas, como lo querían hacer ver en la recusación. Incluso, muchos de nosotros éramos conjueces hace muchos años. Sabemos que el caso del doctor Bernardo Moreno es importante, por la calidad de los imputados y de las víctimas”, agregó Prías.

Este martes, con la audiencia de acusación contra Bernardo Moreno y María del Pilar Hurtado, queda abierta la puerta a uno de los juicios más importante del año: el de las chuzadas del DAS. Los dos magistrados y siete conjueces tienen en sus manos la decisión sobre el futuro de los escuderos del expresidente Álvaro Uribe.

El DAS y Nancy Patricia Gutiérrez
El Espectador tuvo acceso a la acusación de 143 páginas que le formuló la Corte Suprema a la expresidenta del Congreso Nancy Patricia Gutiérrez por el delito de tráfico de influencias de servidor público. En síntesis se advierte que el DAS rastreó ilegalmente a la exsenadora Piedad Córdoba en México y pagó $10 millones para obtener una copia del recibo de pago del hotel Sevilla Palace, donde se alojó Córdoba. Documentos que después, sin orden legal, le fueron entregados a Nancy Patricia Gutiérrez con el fin de que se le adelantara un debate de control político a la senadora.

A Presidencia también fueron llevados esos documentos y se enviaron felicitaciones por la labor emprendida. Todas las órdenes de filtrar esa información fueron dadas por la exdirectora del DAS María del Pilar Hurtado. La Corte pidió investigar por falso testimonio a Jaime Arturo Rodríguez y Carolina Chinchilla quienes, en criterio de la corporación, habrían buscado favorecer a Gutiérrez.

A través de la exsubdirectora de Operaciones, Martha Leal, el DAS le entregó a la excongresista una extensa carpeta con información de inteligencia recopilada contra Piedad Córdoba sobre la empresa Monómeros y Pdvsa, de Venezuela.

Los que juzgaran a Bernardo Moreno y a María del Pilar Hurtado

últimas noticias