Las mejores y peores EPS

En la encuesta realizada entre 87 hospitales y clínicas, Compensar logró el mejor desempeño. Saludvida, Saludcoop y Cruz Blanca, las peor calificadas.

Compensar apostó por un modelo de prevención de riesgo. / Cortesía
Compensar apostó por un modelo de prevención de riesgo. / Cortesía

Cada vez que se presenta una crisis en el sistema de salud colombiano, el agua sucia recae sobre las EPS. Pero en este caso, como en tantos otros, las generalizaciones resultan injustas. De acuerdo con la última encuesta realizada entre 87 hospitales y clínicas, en el gremio de aseguradores hay buenos, regulares y malos.

En el escalafón, que llega a su decimasegunda versión y es elaborado por la Asociación Colombiana de Clínicas y Hospitales, Compensar EPS se ubicó por tercer año consecutivo en el primer lugar, seguida por Comfenalco Valle, Sanitas EPS, Aliansalud EPS y EPS Sura.

Al fondo de la tabla de las 18 EPS del régimen contributivo se ubicaron Solsalud, Cafesalud, Saludcoop, Cruz Blanca y Saludvida S.A. Mientras las dos mejores EPS lograron puntajes por encima de los 60 sobre 100, las peor calificadas escasamente llegaron a los 30 y 40 puntos.

Entre las EPS que se ubican en la mitad de la tabla, con calificaciones al rededor de los 50 puntos, están Salud Total, Salud Colpatria, Golden Cross EPS, Comfenalco Antioquia y Famisanar.

Para la elaboración de la encuesta, los representantes de 87 clínicas y hospitales deben responder 29 preguntas correspondientes a siete categorías: contratación, tarifas, pagos, comunicación e información, auditoria, calidad y confianza.

Para los encuestados, el 64% de las EPS no incentivan la calidad en la atención de sus afiliados; el 49,5% reconoce que sólo algunas veces las EPS dan a conocer las directrices o políticas relacionadas con el modelo de atención a los afiliados.

Otro punto crítico, de acuerdo con Juan Carlos Giraldo, director ejecutivo de la Asociación de Clínicas y Hospitales, es el área de pagos. En un 70,4% de los casos las EPS se demoran más de 60 días calendario en el pago correspondiente. “Esto evidencia una vez más las falencias en el flujo normal de los recursos dentro del Sistema”, aseguraron los autores de la encuesta.

A la pregunta de si volvería a contratar servicios con las EPS, un 8,3% de los encuestados dijeron que no, porque no hay confianza; 43,5% respondieron que sí porque no hay otra opción y 48,1% aseguraron que sí lo haría porque confía en la EPS con que trabaja.

Al repasar los resultados de todas las encuestas realizadas entre 2000 y 2011, la Asociación de Clínicas y Hospitales resaltó que el área de menor calificación (36,1) corresponde a calidad, mientras que el área de mayor puntaje es confianza (64,7).

¿Qué está haciendo Compensar para que las mismas clínicas y hospitales, por lo general contradictores de las EPS, reconozcan su buena gestión? Martha de Trujillo, subdirectora de salud de Compensar, lo atribuye a cinco razones: un modelo basado en disminuir el riesgo de enfermedad de sus afiliados; contar con suficientes provisiones financieras para capotear los tiempos difíciles; transparencia en las negociaciones; énfasis en el nivel básico de atención; y buenos sistemas de información.

Con cerca de 850.000 afiliados, la mayoría de ellos en Bogotá, Compensar apostó por medidas como contratar de forma directa al personal médico, detectar pacientes en riesgo de enfermedades crónicas para que a través de gestores del comportamiento adquieran hábitos saludables y también centros de salud distribuidos en toda la ciudad para facilitar la atención primaria.

Pero a pesar de las buenas lecciones de cuatro o cinco EPS, muchas otras siguen sin cumplir adecuadamente con sus obligaciones. El pasado 19 de julio, el presidente Juan Manuel Santos y la ministra de Salud, Beatriz Londoño, anunciaron una serie de medidas para hacer frente a la crisis del sistema. Respecto a las EPS se comprometieron a que antes de que termine agosto se expedirá con la Superintendencia Financiera el decreto que define las condiciones financieras y de operación para ellas.

Advirtieron que unos criterios más estrictos para el ingreso, permanencia, inhabilidades e incompatibilidades de los aseguradores irremediablemente conducirán a la liquidación de algunas EPS.