'No he intervenido en ninguno de esos contratos': general Barrero

Fiscalía examinará grabaciones en las que se habla sobre un supuesto carrusel de contratos en el Ejército.
El presidente Juan Manuel Santos también les pidió a la Procuraduría y a la Contraloría que investiguen.

El comandante de las FF.MM., general Leonardo Barrero. / Ministerio de Defe

“Tengo plena tranquilidad moral, que no he intervenido en ninguno de los procesos de contratación a los que hace referencia la publicación (...) Ninguno de los audios publicados por la revista Semana permite deducir que el comandante general de las Fuerzas Militares haya participado en actos de corrupción”, sostuvo el general Leonardo Barrero Gordillo.

Así respondió ayer el alto oficial a las revelaciones de la revista Semana sobre un supuesto carrusel de contratos en el Ejército —se mencionan algunos de hasta $14 mil millones que habrían sido entregados a dedo— y sobre los presuntos beneficios que se le estarían dando a un cuestionado uniformado: el coronel Róbinson González del Río, preso por su presunta responsabilidad en dos falsos positivos perpetrados en Caldas en 2007.

De la misma forma, el general le pidió disculpas al fiscal “y, por su conducto, a los funcionarios de la entidad y al país en general, por el desafortunado empleo de expresiones que considero apresuradas y desobligantes (...) Estas expresiones se presentaron luego de que un oficial, vía telefónica, manifestara su preocupación por la situación jurídica que afrontaba refiriéndose a un presunto montaje, lo que generó un comentario en el cual reconozco empleé palabras descalificadoras hacia el ente investigador y sus funcionarios”.

Las expresiones a las que hace referencia el general Barrero hacen parte de una charla que el hoy comandante de las Fuerzas Militares sostuvo con el coronel González sobre el proceso que se adelanta contra éste. En el mencionado audio, el general Barrero le dice a González —señalado, además, por un presunto tráfico de influencias en el que se habría visto involucrado el exmagistrado del Consejo Superior de la Judicatura Henry Villarraga— que, junto con otros procesados, “aprovechen y únanse, hijueputa. Eso tiene uno que ser inteligente. Yo no lo puedo hacer, pero ustedes sí porque ustedes son los afectados (...) Hagan una mafia para denunciar fiscales y toda esa güevonada”.

El uniformado dio a conocer que esas conversaciones se presentaron en 2012, “cuando me desempeñaba como comandante del Comando Conjunto de Occidente” y que “partiendo del principio de la buena fe, asumí que las llamadas fueron realizadas cumpliendo con las normas establecidas”. Igualmente, anunció que ya le ordenó al inspector general de las Fuerzas Militares, almirante Henry Blain, abrir las investigaciones correspondientes. Asimismo, “se ofició a la Contraloría” para que haga lo propio.
Estos hechos denunciados por la revista Semana llevaron al presidente Juan Manuel Santos a decir que se siente “indignado por el daño que este escándalo causa a las Fuerzas Militares y al país. Son “muy graves los hechos de corrupción que se han denunciado en el interior del Ejército”, afirmó.

“Le he dado instrucciones al ministro de Defensa (Juan Carlos Pinzón) para que de inmediato proceda con las decisiones contundentes y ejemplarizantes a que haya lugar y las informe al país. Esto es inaceptable. Pido a la Fiscalía darle prioridad a esta investigación, al igual que a la Procuraduría y a la Contraloría, ya que por ningún motivo hechos de corrupción como estos deben ser investigados por la justicia penal militar”, dijo el primer mandatario.

Por su parte el ministro Pinzón, sostuvo: “Esas denuncias me parecen muy graves y no toleraremos casos de corrupción en ningún sentido (...) En este momento estamos haciendo un análisis juicioso para poder tomar las determinaciones que sean necesarias y que de manera oportuna sabremos comentar y explicar”. Igualmente, el jefe de la cartera de Defensa se reunió durante cinco horas con los altos mandos militares para evaluar lo sucedido.

Asimismo, desde hace una semana el fiscal general, Eduardo Montealegre, les pidió a los fiscales del país que revisen si en sus despachos hay procesos por supuesta corrupción en el Ejército y trasladen esos expedientes a Bogotá. Varias personalidades cuestionaron este nuevo escándalo, que vuelve y prende el avispero alrededor del Ejército. El expresidente Andrés Pastrana, por ejemplo, dijo que los graves hechos ponen en entredicho las credenciales del presidente Santos para reelegirse.
Por su parte, la exalcaldesa de Bogotá y candidata presidencial por el Polo Democrático Alternativo, Clara López, sostuvo que “como mínimo, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, debe ofrecer su renuncia, porque ya son muchos los temas graves que se le han acumulado sin que el Gobierno Nacional haya respondido política, disciplinaria y judicialmente”.

El escándalo trascendió fronteras, pues una de las grabaciones menciona a las FF.MM. de Ecuador. Según González del Río, un general del país vecino le adjudicaría un contrato de compra de equipo militar, lo que fue desmentido por el Ministerio de Defensa de ese país y dijo que adelantará una investigación exhaustiva sobre esta denuncia.

Estas nuevas revelaciones se producen a menos de dos semanas de que ocho uniformados —entre ellos los generales Mauricio R. Zúñiga y Jorge Zuluaga— fueran suspendidos por su presunta responsabilidad en una serie de interceptaciones ilegales a varias personas, entre ellas los negociadores de paz en La Habana.

Curiosamente, el mismo general Barrero reconoce que estos escándalos le han hecho mucho daño a la institución. Aunque, en su caso, parece echarles la culpa de todo a los medios de comunicación: “La continua exposición a los medios de que vienen siendo objeto las Fuerzas Militares, como en el caso Andrómeda, en el cual se vulneró la estrategia de la inteligencia militar sobre organizaciones criminales y terroristas, sumado a la publicación de fin de semana sobre posibles hechos de corrupción, genera un ambiente de desconfianza sobre una institución legítima e indispensable para el fortalecimiento de la democracia”.

El caso es que no van tres meses de 2014 y el Ejército ya se enfrenta a un segundo gran escándalo. Por el primero fueron suspendidos dos generales. ¿Qué ocurrirá con este?

últimas noticias