Rito Alejo del Rio, el 'Pacificador' condenado

El excomandante de la Brigada XVII del Ejército, general (r) Rito Alejo del Río, era otro de los hombres exaltados por Uribe.

El general (r) Rito Alejo del Río dirigió desde 1995 hasta 1997 la Brigada XVII del Ejército en Urabá.  / Fiscalía
El general (r) Rito Alejo del Río dirigió desde 1995 hasta 1997 la Brigada XVII del Ejército en Urabá. / Fiscalía

Del general (r) Rito Alejo del Río el expresidente Álvaro Uribe Vélez dijo que era un ejemplo para los policías y soldados de Colombia. Lo hizo el 29 de abril de 1999 en un acto de “desagravio” contra el excomandante de la Brigada XVII del Ejército, quien había sido retirado por el entonces primer mandatario, Andrés Pastrana Arango.

Al evento, que se realizó en el Hotel Tequendama, asistieron varias personalidades públicas, entre ellas el exministro Fernando Londoño y el periodista Plinio Apuleyo Mendoza. Todos estaban allí, decían, para hacerle frente a una supuesta campaña de difamación contra el Pacificador de Urabá. Ahora, 13 años después, la justicia condena al, así llamado, Pacificador, a 25 años de prisión por el asesinato del campesino Marino López Mena, ocurrido el 27 de febrero de 1997 en Bijao (Chocó).

El general (r) Rito Alejo del Río se suma al general (r) Mauricio Santoyo en la lista de homenajeados del expresidente Uribe en lios con la justicia. Santoyo por sus vínculos con la Oficina de Envigado y Del Río por el asesinato de este campesino. Según testigos, López Mena murió descuartizado por los paramilitares, quienes le quitaron la cabeza de un machetazo, le partieron los brazos en dos y las piernas a la altura de las rodillas y luego jugaron fútbol con su cabeza frente a lugareños, que estupefactos veían lo que sucedía. Mientras tanto, asegura la Fiscalía, a escasos kilómetros estaba el general (r) Rito Alejo del Río, quien no impidió que el homicidio se cometiera.

Estaba empeñado en el desarrollo de su Operación Génesis, con la que pretendía sacar a la guerrilla del Urabá y por ello, según las autoridades, hizo caso omiso a la Operación Cacarica que realizaban los paramilitares para apropiarse de la región. “Había una alianza macabra entre las Auc y el Ejército contra la guerrilla, pero sin considerar a la población civil. No se entiende cómo estando en el mismo territorio, el Ejército no combatió a los paramilitares. Pero cómo combatir a aquellos que los estaban apoyando”, aseveró el fiscal del caso durante el proceso. Uno de los declarantes, Fredy Rendón Herrera, alias El Alemán, excomandante del bloque Élmer Cárdenas de las Autodefensas, que actuaba en esa región del país, aseveró: “Rodrigo Doblecero, Élmer Cárdenas, Carlos Correa y yo nos reunimos con el general Rito Alejo del Río para coordinar la operación Cacarica, realizada en febrero de 1997”.

Dirigiéndose al uniformado, El Alemán dijo: “Me parece, general, que ya es tiempo de que usted diga la verdad. En un acto de franqueza y de amistad con usted, general, le mando decir que ya no hay cómo seguir callando una verdad que es conocida a pedazos”. La historia, de acuerdo con la Fiscalía, es la siguiente: el general (r) Rito Alejo del Río llegó a comandar la Brigada XVII del Ejército en Urabá en 1995. Para esa época la región estaba sumida en una violencia que se había agravado después de la desmovilización del Ejército Popular de Liberación (Epl) y el fortalecimiento de las Farc y los paramilitares de la Casa Castaño. Al irse, en 1997, el uniformado dejó a Urabá en una paz mentirosa que, según las autoridades, se construyó a punta de masacres y desplazamientos. Sí, la guerrilla se había replegado, pero gracias a un baño de sangre que horrorizó a Urabá.

Retirado el general, la Fiscalía abrió varias investigaciones en su contra, incluso llegó a detenerlo en julio de 2001. Sin embargo, la detención duró poco y los investigadores que habían logrado la captura del excomandante de la Brigada XVII del Ejército fueron removidos de la Fiscalía, decisión por la que aún se cuestiona al exfiscal general Luis Camilo Osorio, el mismo que en 2004 decidió archivar el expediente contra Del Río. Varios de los funcionarios que fueron declarados insubsistentes regresaron a la Fiscalía años después. Por su parte, Osorio es investigado por sus presuntos vínculos con los paramilitares.

En libertad, el general (r) Rito Alejo del Río volvió a encontrarse con Uribe Vélez, quien había sido gobernador de Antioquia cuando el uniformado comandaba la Brigada XVII. En 2002, Del Río sonó para dirigir una agencia de inteligencia del Gobierno y luego fue asesor del DAS cuando lo dirigía Jorge Noguera, condenado a 25 años de prisión, al igual que Del Río, por sus vínculos con el paramilitarismo. En 2011 se reabrió el proceso que Osorio había archivado y ahora el uniformado se convierte, junto a los generales (r) Jaime Humberto Uscátegui y Jesús Armando Arias Cabrales, en uno de los oficiales de más alto rango declarados culpables por la justicia. El excomandante de la Brigada XVII, uno de los “buenos muchachos”por cuyas acciones los contradictores del expresidente Álvaro Uribe le endilgarán responsabilidad una y otra vez, pasará de ser el Pacificador de Urabá a un reo más en las cárceles de Colombia.

370028

2012-08-24T21:38:08-05:00

article

2013-11-07T02:08:47-05:00

none

Redacción Judicial

Tema del dia

Rito Alejo del Rio, el 'Pacificador' condenado

48

5589

5637