Tierras, regalías e invierno

No hay elecciones más competidas en Colombia que la de autoridades locales.

El país se juega hoy, metro a metro, el poder político, y con él las economías regionales, tanto legales como ilegales. Múltiples actores definen prácticamente su futuro. Es por ello que no valen las lecturas y los análisis nacionales, y es necesario identificar para cada región los intereses particulares de quienes se disputan la primacía de gobernar durante cuatro años. Pero cuidado, hay que tener en cuenta que no siempre el que gana es necesariamente el que va a gobernar o quien realmente será el dueño del poder.

Los Mapas de Riesgo Electoral han permitido generar alertas tempranas a partir de datos históricos, en donde la unidad de análisis es el municipio. Sin embargo, dado las múltiples dimensiones y los factores que inciden en una elección local se hace necesario identificar aquellas categorías que no cuentan con una información histórica y que influyen de manera directa en la distribución del poder.

Con base en esto, la MOE ha resaltado varios proyectos de ley impulsados por el actual Gobierno por la importancia que tienen en la dinámica del poder local y más específicamente en la disputa electoral de hoy. La Ley de Tierras, la reforma a las regalías y los programas y ayudas del Estado para solventar la emergencia invernal son iniciativas que traen consigo una serie de expectativas financieras, materiales y jurídicas que influirán en la importancia electoral de muchos municipios.

El último informe de Indepaz llama la atención sobre la importancia de que todas las instituciones implicadas en el proceso de restitución de tierras “actúen coordinadamente y con unidad de propósito”, lo que quiere decir que los alcaldes que se van a elegir desempeñarán un rol trascendental dentro de dicho proceso, ya que por ser la máxima autoridad local, serán los encargados de concluir la restitución con la entrega material de la tierra a sus beneficiarios.

Por su parte, la Ley de Regalías establece que ahora no sólo las zonas mineras y petroleras van a recibir recursos, sino que por medio del Fondo de Ahorro y Estabilización todos los municipios del país se beneficiarán de los pagos que las empresas que explotan el subsuelo colombiano le dan al Estado. Y será en los nuevos alcaldes y gobernadores en quienes recaerá la responsabilidad de administrar eso dineros. Eso explica que en algunos municipios del país haya aumentado considerablemente el número de inscritos para votar, lo que se conoce más comúnmente como trashumancia electoral.

El tercer punto que se juega en estas elecciones será el concerniente a la ejecución de los recursos para atender la ola invernal y los programas del Estado de ayuda humanitaria que también estarán en manos de los alcaldes y gobernadores para su ejecución.

Aunque existe un gran número de variables para tener en cuenta a la hora de elegir a las autoridades locales, la MOE llama la atención sobre estos tres puntos que estarán sobre la mesa e invita a la ciudadanía a informarse sobre el origen y las propuestas de los candidatos para que durante los próximos cuatro años sean las personas más idóneas y transparentes las encargadas de administrar y velar los recursos públicos.

* Directora de la Misión de Observación Electoral (MOE).

Temas relacionados

 

últimas noticias