Una embarrada que no alcanzó a salir