Donan US$5,7 millones para salvar el lago de Tota

Con recursos de cooperación internacional, el Ministerio de Ambiente emprenderá la esperada recuperación del lago de Tota, en Boyacá.

El lago de Tota, ubicado cerca de Aquitania, en Boyacá. / Andrés Torres

 

La Unión Europea, a través de la Agencia Francesa de Desarrollo, le entregará al gobierno colombiano US$5,7 millones para ejecutar un plan de acción que permita mejorar las condiciones ecosistémicas del lago más grande de Colombia (1.920 millones de m³ de agua).

Tota, referente turístico departamental, ha estado amenazado en los últimos años por la producción agrícola intensiva enfocada principalmente en la producción de cebolla larga, de la cual es la principal despensa del país.

Además, los procesos industriales aledaños, los vertimientos no controlados al lago, la inexistencia de sistemas de tratamiento de aguas residuales y la ocupación del territorio han puesto en peligro el cuerpo de agua que beneficia a más de 350.000 personas.

De él dependen los habitantes y la producción agrícola de ocho municipios de Boyacá (Aquitania, Tota, Cuítiva, Iza, Firavitoba, Tibasosa, Nobsa y Sogamoso), que representan el 25% de la población de ese departamento.

Hace por lo menos dos años, colectivos ambientales como la Fundación Montecito llamaron la atención sobre el deterioro del ecosistema y la necesidad de intervenirlo.

En 2012, luego de que Montecito presentara a Tota como uno de los cuerpos de agua más afectados por las actividades humanas, la Red Mundial de Humedales encontró motivos suficientes para incluirlo en la lista de humedales más degradados del mundo.

Desde ese momento, la Fundación Montecitos ha promovido la declaración del lago como un humedal de importancia internacional dentro del marco de la Convención Ramsar.

Pero esta figura, a los ojos del Ministerio de Ambiente, no parece ser la más apropiada para su protección. Funcionarios de esa cartera han explicado que la categoría Ramsar no permitirá que se desarrollen cerca del humedal actividades agrícolas a gran escala, como la cebollera, y que lo más indicado sería encontrar estrategias de conservación diferentes a esta declaratoria.

Se espera que con la inversión de la Unión Europea se pongan en marcha acciones que permitan optimizar la capacidad de regulación del sistema hídrico del lago y sus tributarios.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Ucumarí, un robot para la exploración espacial

Aventura en los desiertos del Perú

Una aventura 4x4 por Quindío