¿Desequilibrado o muy determinado? Bradley Manning, el topo de WikiLeaks

El exsoldado de 25 años oriundo de Oklahoma no aparenta ser uno de los más famosos topos o chivatos en la historia de Estados Unidos.

AFP

Es difícil decir quién es realmente Bradley Manning, el presunto topo de WikiLeaks. ¿Acaso se trata de un ser frágil y desequilibrado con tendencias suicidas o, por lo contrario, de un hombre consciente de sus actos que busca "marcar la diferencia en este mundo"?

La defensa y el gobierno discreparon durante las numerosas audiencias preliminares en la base militar de Fort Meade, cerca de Washington, de cara al juicio en una corte marcial que comienza este lunes.

Menudo, con pelo rubio cortado al ras y rostro adolescente adornado con finas gafas, el exsoldado de 25 años oriundo de Oklahoma (sur) no aparenta ser uno de los más famosos topos o chivatos en la historia de Estados Unidos.

Sin embargo, este exanalista de inteligencia está acusado de haber descargado y enviado al sitio en internet WikiLeaks, entre noviembre de 2009 y mayo de 2010, miles de documentos clasificados del gobierno estadounidense sobre las guerras de Irak y Afganistán y 250.000 cables del Departamento de Estado.

La filtración del siglo, que desató una tormenta en la diplomacia mundial y la ira de la primera potencia planetaria, lo vuelve posible de recibir una condena a cadena perpetua.

Una eventualidad dura para el joven soldado, que entró al Ejército en 2007 luego de una infancia que pasó sufriendo las burlas de sus compañeros de escuela por su aspecto intelectual o su homosexualidad.

Varios funcionarios del gobierno lo describieron como un ser "deprimido", "ansioso", "preso a veces de ataques de pánico", que padecía mutismo y sonambulismo, entre otros.

Varios funcionarios de la cárcel de Quantico (Virginia, este) --donde Manning estuvo detenido durante nueve meses-- contaron episodios en los cuales lamía los barrotes de su celda mientras dormía, lloraba golpeándose la cabeza con las manos, o hacía muecas mirándose al espejo. De esta manera justificaban la necesidad de mantenerlo encarcelado bajo un régimen muy severo, que se suele aplicarse a potenciales suicidas.

En cambio, la defensa asegura que Manning no tenía ideas suicidas. Su abogado David Coombs cuenta que el sueño de su cliente es "ir a la universidad, trabajar para el servicio público y tal vez, algún día, ser candidato" en una elección, "porque quiere marcar la diferencia en este mundo".

Ningún arrepentimiento

Entre estos dos retratos en las antípodas, se sabe que por su condición de analista de inteligencia, Manning tenía acceso a información clasificada. En conversaciones con el pirata informático Adrian Lemo, reveladas por la revista Wired, el soldado afirma que "alguien" transfirió "datos de red clasificados" y lo hizo a "un australiano de pelo blanco", Julian Assange, cofundador de WikiLeaks.

Ese "alguien" no era sino el mismísimo Manning, quien transfirió datos que grabó en CD que originalmente contenían canciones de la cantante estadounidense Lady Gaga.

Cuando Manning, acusado de "colusión con el enemigo", habló por primera vez en Fort Meade en noviembre de 2012, no mostró ningún arrepentimiento y adoptó un tono seguro para narrar sus condiciones de detención que la juez militar reconoció como "más rigurosas de lo necesario".

En febrero pasado, nuevamente declarando, este apasionado de la geopolítica y de las tecnologías de la información justificó sus actos por el deseo de "provocar un debate público sobre las fuerzas armadas y la política exterior" de Estados Unidos.

En esa ocasión, precisó sin embargo que se había interesado en los documentos que estaba "absolutamente seguro que no causarían ningún daño" a la seguridad nacional.

Según Jeff Paterson, de la comisión de apoyo a Manning, el joven "podría haberse identificado con los pueblos de Irak y Afganistán" en parte "porque siente lo mismo como miembro de una minoría injustamente tratada".

Detenido en mayo de 2010 en Irak, Manning se encuentra en la prisión de Fort Leavenworth, Kansas (centro) tras su traslado de Quantico en abril de 2011. Durante las audiencias, permanecerá detenido en un lugar que no ha sido revelado.