Salud

¿Cómo lograr tener una piel sana, limpia y radiante?

Noticias destacadas de Novedades

La limpieza, hidratación, nutrición y una exfoliación semanal, para dar paso a una renovación celular de la dermis es clave en el cuidado de la piel. La doctora Alexandra Rada explica cómo cuidar este órgano de forma correcta.

La piel no solo es el órgano más extenso del cuerpo, sino, a la vez, el más expuesto, lo que implica, que permanentemente debe estar defendiéndose de las agresiones externas. Una de las formas en la que la piel se autocuida es renovando frecuentemente sus células, un proceso conocido como recambio celular, el cual dura aproximadamente 28 días, en los que las células que van muriendo, van subiendo hasta la superficie para ser eliminadas.

Es importante tener en cuenta que, con los años, la velocidad con la que se eliminan las células muertas se va haciendo cada vez más lenta, razón por la cual es válido, ayudar a que el recambio se haga con frecuencia. En palabras de Alexandra Rada, experta en temas de salud y belleza, “es aquí, donde, nos devolvemos a los egipcios, los aztecas, quienes realizaban con frecuencia exfoliaciones en su piel y la característica común era utilizar materiales granulosos, como la sal marina, hierbas y demás para contribuir en ese recambio”.

En palabras sencillas, el recambio celular consiste en eliminar las células muertas, pero en caso de hacerlo en exceso, la piel incrementará la velocidad con la que realiza la renovación celular, lo que favorece para que aparezcan otras complicaciones. Para un adecuado cuidado es importante la limpieza, hidratación, nutrición, pero también es vital, hacer una exfoliación semanal, para dar paso a una renovación celular de la dermis.

Es relevante que las células muertas caigan completamente de la piel, así se mantiene sana, visiblemente fresca, fina y unificada en un color suave y luminoso. El tipo de piel es un indicador de la frecuencia con que se debe hacer la exfoliación. Por ejemplo, la piel seca debe exfoliarse una vez a la semana; las pieles sensibles, cada diez días y probando antes en una pequeña zona del rostro poco visible como detrás de las orejas.

Y las pieles grasas, sin acné, se pueden exfoliar una o dos veces por semana. Y, si la piel es muy fina, cada quince días. Así mismo, no es igual exfoliar la piel del rostro, cuello, escote, que hacerlo en el resto del cuerpo. Por ello, “se debe tener en cuenta, que la piel del rostro es mucho más delgada que la del cuerpo y los granulitos de la cara serán mucho más delicados que los del cuerpo, sin embargo, si hablamos del contorno de ojos, la piel es cinco veces más delgada que la del rostro, y 10 veces más fina que la del cuerpo, entonces, también los ingredientes a utilizar serán diferentes”, explicó Rada.

La exfoliación no solo ayudará a mejorar el aspecto de la piel, sino que permitirá penetrar ingredientes activos hidratantes y nutritivos, pero se puede convertir en un ritual de belleza. Se pueden ejecutar las exfoliaciones con ingredientes naturales como azúcar, blanca, morena, café, jengibre, fresas, moras, avena, granadilla, semillas y otros que aporten en materia de grasa, como aceites de coco, almendras, naranja, argán, etc.

Del mismo modo, se puede usar el yogurt, miel, kumis, jugos de fruta, verduras, los materiales son infinitos. “Es tan simple, como definir, si además de exfoliar, queremos mejorar otra cosa que no nos guste, como, por ejemplo, esta mascarilla exfoliante, que no solamente nos permita retirar células muertas, sino mejorar el acné”, manifestó la experta.

Una de las mascarillas faciales que se puede elaborar de forma sencilla es la siguiente:

-Yogurt natural ( un vaso)

-Una cucharada de avena en polvo

-Una cucharada de miel de abejas

-Zumo de un limón

Se mezclan todos los ingredientes, se aplica en cara, cuello y escote, o donde se tenga el acné. Es recomendable efectuar movimientos suaves y circulares, dejarla actuar por 25 minutos y luego retirar con abundante agua tibia. Después se debe hidratar al terminar la exfoliación y solo se puede hacer en las noches, ya que, al utilizar limón, se debe evitar el contacto con el sol.

Y si se quiere atacar la celulitis, y al mismo tiempo realizar ejercicio, alimentarse de forma saludable, se sugiere hacer una exfoliación con aceite de coco y café en polvo. Lo ideal es usar la preparación en la ducha, humedecer la piel y, en seguida hacer un masaje profundo con los nudillos de forma ascendente. Dejar por 10 minutos, remover con agua fría para favorecer la firmeza de la piel.

Son muchas las posibilidades que hay para mantener la piel limpia y sana. En estos casos es esencial dedicar tiempo a estas actividades para tener una piel radiante, limpia y saludable, lo que contribuirá a mejorar la autoestima.

Comparte en redes: