Fernando Bastán, emprendedor de experiencias emocionales a través del vino y proyecto educativo

Noticias destacadas de Novedades

El argentino es el fundador de Making People, una multiplataforma que cuenta con más de 250 cursos de diversos temas, además tiene una iniciativa paralela denominada ‘El Juego del Vino’, en el que los participantes experimentan y conocen sus emociones por medio de la cata de vino.

Fernando Bastán es argentino, nació en una provincia llamada Mendoza, durante su juventud estudió la carrera de Mercado, encontrando su vocación imparable por el mundo del marketing y los negocios. Estuvo en varias empresas internacionales, medios de comunicación y finalmente entró en el mundo de los negocios de capacitación, por una compañía argentina que le dio la oportunidad.

Esa corporación tenía como objetivo abrir su primera sede en Colombia y así fue como llegó a Bogotá en el 2004, como director general de ADEN International Business School. Instalado en Colombia comenzó a enamorarse de su gente, de su cultura, de sus paisajes, además de encontrar el amor y formar una familia.

Continuó con su pasión en el mundo del entrenamiento ejecutivo, llegando una nueva oportunidad laboral para ser Country Manager de la empresa Seminarium Colombia, en la que estuvo durante casi seis años. Luego de este último trabajo, tomó la decisión con los años de experiencias recorridos en la industria, de crear dos grandes proyectos llamados Making People y ‘El Juego del Vino’. Con el tiempo a estos se sumaron socios colombianos y argentinos con la misma filosofía y visión.

“Inicialmente Making People comenzó desarrollando cursos presenciales abiertos para ejecutivos de empresas colombianas, pero a partir del fenómeno del Covid -19, migramos a la construcción de contenidos innovadores a través de nuestra multiplataforma virtual, que ofrece una amplia gama de cursos impartidos por profesores, speakers y consultores expertos latinoamericanos”, contó Bastán, CEO & Founder de Making People y ‘El Juego del Vino’.

Es de destacar que en la multiplataforma de Making People las personas pueden realizar cursos en una amplia gama de categorías como: ventas inteligentes, liderazgo, storytelling, comunicación, trabajo de equipos, finanzas personales, entre otros y cuentan con cursos de hobbies donde encontrarán: inteligencia emocional para niños, cocina saludable, automaquillaje, enología, arte y hogar, relaciones de parejas, sexología, felicidad y bienestar y muchos más.

Su oferta educativa se diferencia de otras, ya que crean nuevas metodologías de aprendizaje, que denominan ‘bienvenidos al mundo del consumo inteligente’, que consiste en conectar las marcas de las empresas con diversos segmentos de clientes particulares, nuevos y potenciales, generando un relacionamiento más íntimo a través de cursos con contenidos basados en: storytelling educativos de consumo inteligente, experiencias virtuales y presenciales de consumo, crosselling innovadores, etc. Con el objetivo de construir comunidades, programas de fidelización, aportando una nueva visión al mundo del consumo inteligente.

Actualmente tienen más de 250 cursos virtuales, enfocados a ayudar a desarrollar en los alumnos temas y habilidades blandas o ejecutivas, hobbies, destrezas personales o consumo inteligente. Y que van dirigidos a todas las personas que quieran aprender y fortalecer sus conocimientos de management, hobbies o de interés general, en los tiempos de aprendizaje de cada persona y a precios muy económicos. “Actualmente tenemos más de 500 estudiantes, desarrollando diversos cursos en nuestra plataforma”, indicó Bastán.

En este punto, los profesores son parte fundamental, por lo que la escogencia de los maestros la realizan a través de un equipo de profesionales de Making People a nivel internacional, con una alta experiencia en el desarrollo de programas virtuales y que conocen las herramientas pedagógicas y metodológicas que deben tener los speakers o profesores al momento de construir los cursos.

Bastán también se arriesgó con su iniciativa de ‘El Juego del Vino’, una actividad lúdica que se basa inicialmente en el entrenamiento de los sentidos humanos: gusto, olfato, vista, tacto y oído, donde el conector para entrenar estos sentidos es el vino. Para ellos se inicia con una degustación de diferentes vinos (tintos), para que los participantes puedan descubrir las diferencias entre cada cepa de vinos (cabernet, malbec, merlot, boyarda) tanto es sus colores, aromas y sabores.

“Y es que los seres humanos aprendemos de forma cognitiva, que son todos aquellos procesos mentales implicados en el conocimiento. Son las acciones de almacenar, recuperar, reconocer, comprender y organizar la información recibida a través de los sentidos. El vino es un conjunto de estímulos que excitan nuestros sentidos produciendo sensaciones que, a través de las prolongaciones nerviosas, llegan al sistema límbico del cerebro”, explicó el creador.

A esta actividad vinculan el aprendizaje del cerebro con tema del management, donde se aplican inmediatamente contenidos como: creación de marca personal a través de ‘El Juego del Vino’, improvino que es la improvisación como herramienta de vida personal y empresarial, además de descubrir y relacionarse con las emociones, fortalecer y compartir el espíritu, tranquilizar la mente y diseñar la felicidad.

Es de resaltar que, como este se centra en el sistema límbico, también es sede de información de origen no sensorial (emocional, cultural, fisiológica.), reconstruye la sensación, aumentando, disminuyendo o distorsionando la misma y provocando una figura mental diferente.

Los dos temas centrales son: el vino y las emociones, suelen ser de común interés, el vino generalmente despierta una curiosidad particular. La analogía del juego del vino acompañada de la consciencia de los sentidos, que a su vez son el puente para explorar las emociones y descubrir cómo se relaciona el ser humano con ellas, lleva a que cada participante quiera compartir su experiencia emocional. Adicional, el número reducido de participantes siempre da la oportunidad de brindar un espacio de aprendizaje a cada uno de ellos y por supuesto un aprendizaje grupal, porque todos aprenden de las experiencias de otros.

“Es una experiencia gratificante, emotiva e interesante, ya que ayuda a salir de las rutinas y a encontrarse con uno mismo y todo a través de una cata de vino. Fue un momento muy agradable y divertido, además que se aprende un poco del vino y su proceso de producción”, dijo Marcela Moreno, participante en ‘El Juego del Vino’.

El formato se compone de dos horas y media de aprendizaje, ¡toda una experiencia! Desde el proceso de elaboración y cata del vino, sus analogías con las emociones, aplicación y entrega de herramientas que son de utilidad en la vida de los participantes, música, brindis y celebración de la vida misma.

Actualmente Making People y ‘El Juego del vino’ está penetrando el mercado colombiano de la mano de grandes alianzas como la que tienen con El espectador, que da a los miembros del Círculo de Experiencias (suscriptores Prémium, Súper Prémium y de la versión impresa de El Espectador), el 40% de descuento en la oferta educativa.

Síguenos en redes y descubre todo lo que hemos preparado:

Comparte en redes: