Las arrugas, un enemigo silencioso

Noticias destacadas de Novedades

Desde la menopausia se ralentizan una serie de funciones en la piel que favorecen su aparición, ya que se disminuye el colágeno debido al descenso de los estrógenos, por lo que la piel adelgaza, pierde elasticidad, firmeza y se reduce la capacidad de retener agua.

Desde los 20 años se empieza a perder colágeno, pero a esa edad el tema de la vejez no es relevante, pero, a partir de los 45 años, y sobre todo desde la menopausia, se ralentizan una serie de funciones en la piel que favorecen la aparición de arrugas, algunas no se pueden ocultar. ¿Qué es lo que ocurre realmente? Se disminuye el colágeno debido al descenso de los estrógenos, por lo que la piel adelgaza, pierde elasticidad, firmeza y reduce la capacidad de retener agua en su interior, por lo que se deshidrata fácilmente.

“Definitivamente existen muchos signos que hacen sentir que la vejez va llegando, pero no se puede negar, que las arrugas son como el mismo demonio, que decide gobernar la piel del rostro”, dijo Alexandra Rada, experta en salud y belleza.

La piel se ve apagada, desvitalizada, ya que el paso de nutrientes de la dermis (la capa más profunda de la piel), a la epidermis (la superficial) no se produce de la forma correcta. Como si fuera poco, también se reseca, ya que disminuye la actividad de las glándulas sebáceas.

Los factores para envejecer son muchos, aunque hay ciertos hábitos que son indispensables en la aceleración del proceso, uno de ellos es el sol, que da vitamina D, pero resulta dañino cuando se abusa de este. Pasa lo mismo con las cámaras de bronceo, debido a que la radiación destruye las fibras de colágeno y elastina, dañando las células que las fabrican, los fibroblastos, por lo tanto, automáticamente, ayuda a la aparición de arrugas.

“Las pieles oscuras toleran mejor el sol y se arrugan menos, pero las pieles claras, que además tienen ojos claros, envejecen a mayor velocidad. Es aquí, donde definitivamente se debe entender que la prevención es mejor que la cura”, indicó Rada.

Y añadió que “la prevención implica que la piel, con o sin maquillaje, debe ser limpiada todos los días, que la piel es como una cortina que acumula impurezas a diario, que incluso es posible que no se note, pero los poros se van tapando simplemente con el contacto del medio ambiente, por lo que limpiar es una de las herramientas más eficaces contra las arrugas”.

En el cuidado de la piel es vital realizar un ritual básico con los siguientes pasos:

-Limpiar

-Hidratar

-Nutrir

-Tonificar

-Proteger

Entre los remedios caseros que hay para las arrugas se encuentra la combinación de agua de rosas, aceite de coco, colágeno y elastina, esto limpia y a la vez hidrata, tonifica y captura agua. Luego de que la piel esté limpia, se debe aplicar crema hidratante que contenga vitamina E, que es un antioxidante, así como vitamina C.

Otra de las opciones es hacer un tónico rejuvenecedor y refrescante, que se puede usar durante todo el día, esto con agua, ácido hialurónico, unas gotas de aceite de argán, esto se debe dejar en el refrigerador por una noche para mayor efecto.

“En fin, lo más importante es entender que nadie envejece en un día, por lo tanto, nadie podrá rejuvenecer en un solo día, pero amarnos debe ser una rutina diaria, que seguramente dará los mejores resultados”, manifestó Rada.

A propósito, por ser suscriptor Prémium, Súper Prémium y de la versión impresa de El Espectador puede obtener el 15% de descuento en valoraciones, tratamientos y productos de Sergio Rada Medicina Estética Especializada. Disfruta de nuestros beneficios haciendo parte del Círculo de Experiencias de El Espectador. Síguenos en redes y descubre todo lo que hemos preparado:

Comparte en redes: