Legado de amor

Una obra que enfrenta el miedo a la muerte

Noticias destacadas de Novedades

La escritora Elsa Lucía Arango, en su más reciente publicación, acerca a los lectores a un tema que muchas veces se ignora o quieren evitar: la muerte, y a través de preguntas y reflexiones los acompaña a dejar un testamento espiritual o moral.

Muchas veces hablar de la muerte es un tema incómodo que se evita, porque existe esa creencia que mencionarla es llamarla. Entonces, como dicen por ahí “ni pensarlo, ni decirlo”. Esa manera de pensar según la doctora Elsa Lucía Arango, “es más de la cultura occidental y es tiempo de seguir con ese aporte para cambiarlo”. Y es que, poner el tema sobre la mesa, al contrario de lo que se cree, es una oportunidad para tener claros diferentes escenarios que se pueden presentar en la vida y enfrentarlos con las mejores herramientas, pero sobre todo con el deseo y las voluntades de cada persona.

Y es que como lo ha enseñado la pandemia ocasionada por el coronavirus, que puso en máxima evidencia la vulnerabilidad de la vida, en muchas ocasiones las personas no saben cómo actuar frente a escenarios de dolor y enfermedad. Pues como se ha visto en los medios de comunicación, quienes entran en esa etapa crítica necesitan ser entubados y seguir en esa batalla para vivir y que pueden quedar secuelas, y que no se sabe a ciencia cierta las voluntades de las personas. Esto por mencionar un ejemplo y el que está viviendo toda la humanidad.

Pero lejos de una pandemia, también se pueden dar circunstancias que cambien por completo las realidades de las personas y de las familias como accidentes, que pueden dejar postrados en una cama a esos familiares, o enfermedades terminales con las cuales muchas veces no se sabe qué hacer y tomar la mejor decisión. Un panorama que toma por sorpresa a los más cercanos y hasta los puede poner en dificultades.

“Por eso la razón de este libro, Legado de Amor, de la editorial Grijalbo, que funcione como herramienta para que las personas pueden dejar por escrito cada detalle de su legado ya sea espiritual o moral”, dice Elsa Lucía Arango, quien estudió en la universidad Javeriana y lleva 35 años prestando su labor como sicóloga y tallerista con temas relacionados de cómo manejar el duelo. Precisamente al culminar uno de esos talleres, “Experiencias con el cielo y hacer consciencia de que la muerte es un evento inesperado”, una alumna se le acercó para proponerle hacer un taller en el que les enseñara cómo dejar ese legado escrito para esos tiempos de dificultad y saber cómo reaccionar.

Y es que esa alumna, Adriana Mora, unos días antes de emprender un viaje de vacaciones con su esposo y por el cual debían dejar a su hija a cargo de su abuela mientras regresaban, pensó que si ellos murieran qué pasaría con su hija y cómo le gustaría que los recordara. Ese pensamiento la llevó a escribir una carta con su legado, sus valores y lo más valioso para ella.

En el libro se lee: Carta a una hija “Lo primero que quiero que acordemos es que yo cambié de estado, es decir, no me fui … me transformé. Tal vez estabas acostumbrada a verme, a oírme. A partir de ahora podrás sentirme. Tal vez sea raro al comienzo, pero Dios te ayudará. Te pido, mi princesa, que seas feliz, que luches por tus ideales y que seas leal a ti misma. Busca siempre dentro de ti ahí están todas las respuestas. Quiero dejarte en esta carta las herramientas más importantes para la vida: siempre, sin importar tu edad ni las condiciones de tu vida, SIEMPRE, busca a Dios” Tu mamá. Adriana entregó esa carta a su hermana quien la conserva si en algún momento llega a faltar.

Esa carta conmovió a Elsa Lucía quien decidió escribir “Un legado de amor” para acompañar a los lectores en ese proceso con ejercicios de introspección y reflexiones para dejar por escrito ese legado y peticiones". En el trabajo de introspección, a través de actividades acompaña a las personas a recordar esos momentos clave de su vida, lo que les gusta, los momentos dolorosos para poderlos sanar y además identificar esos valores y características que define a cada persona. Es un proceso en el que se piensa en la muerte y las cosas que pueden suceder, pero es un proceso para construir y de alguna manera poder avanzar y dejar claras las peticiones.

Elsa Lucía Arango hace énfasis, en que “este es un proceso que no necesariamente se debe realizar si se está en la enfermedad o momentos de dificultad, sino cuando se está bien y poder hacerlo en paz, claro sin importar las circunstancias tomarse el tiempo de dejar un legado es lo esencial”. En el libro, el lector podrá encontrar reflexiones y espacios para responder preguntas íntimas que pueden servir a los más cercanos para tomar decisiones en línea con sus pensamientos y seguir construyendo esa vida que tanto se ha soñado.

Una de las tantas frases que se leen en el libro es de Leonardo Da Vinci, que dice “así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada produce una dulce muerte”. Esta frase resume muy bien el objetivo de la escritora "

Comparte en redes: