“Aún tengo esperanzas de ir a Río”: Yelena Isinbayeva

A pesar de los escándalos de dopaje que involucran a muchos compatriotas suyos, la saltadora rusa pelea por su derecho a participar en las justas.

La rusa Yelena Isinbayeva, de 34 años, ha ganado siete títulos mundiales y dos olímpicos.  / Efe
La rusa Yelena Isinbayeva, de 34 años, ha ganado siete títulos mundiales y dos olímpicos. / Efe

La rusa Yelena Isinbayeva, la mejor saltadora con pértiga de la historia, no descarta su participación en los próximos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en agosto, a pesar de las sanciones impuestas por la Federación Internacional de Atletismo (IAFF) a los deportistas de su país por los recientes escándalos de dopaje masivo y sistemático.

Isinbayeva, que ha roto 28 veces el récord mundial de su especialidad, se mostró complacida por el anuncio del Comité Olímpico Internacional (COI) de permitir a los atletas rusos que demuestren que están limpios de dopaje y tienen una trayectoria intachable competir bajo la bandera de Rusia.

“En el fondo de mi alma todavía tengo esperanza, no ha muerto del todo. Pero habrá que luchar por el derecho a participar en Río”, dijo la doble campeona olímpica (Atenas 2004 y Pekín 2008) y medallista de bronce en Londres (2012).

La “reina de las alturas” había declarado que no estaba dispuesta a competir bajo la bandera del COI, por lo que se mostró muy complacida por el hecho de que los atletas rusos que sean autorizados a participar en los juegos podrán hacerlo con los colores de Rusia. “Eso es una victoria”, agregó la legendaria pertiguista, y admitió que esperaba muy malas nuevas de la reunión del COI celebrada ayer en Lausana (Suiza).

“Desde luego, nada podía ser peor que las recientes noticias (la suspensión de la Federación de Atletismo de Rusia por el escándalo de dopaje), pero creíamos que nos aplastarían”, dijo Isinbayeva, quien explicó que “por fortuna el presidente del COI, Thomas Bach, sopesó muy bien la situación y entendió que muchos deportistas no estamos involucrados en eso y merecemos representar a nuestro país dignamente”.

El ministro de Deportes ruso, Vitali Mutko, declaró que Moscú respalda plenamente la decisión del COI, que resolvió que los deportistas de Rusia y Kenia deberán someterse a una evaluación individual por parte de las federaciones internacionales para poder competir en los Juegos de Río, que comienzan el 5 de agosto.

“Apoyamos totalmente al COI. Rusia es y será socio del movimiento olímpico internacional. Trabajamos únicamente por el deporte limpio, por la protección a los atletas que se ganan sus resultados con sacrificio y honestidad”, dijo.

La IAFF había anunciado la semana pasada mantener la suspensión a Rusia, ordenada desde noviembre, de toda actividad, porque “sus instancias deportivas y antidopaje organizaron y encubrieron su atletismo, chantajeando a sus propios deportistas y llegando incluso a corromper al expresidente de la IAAF, Lamine Diack (1999-2015), investigado por blanqueo y corrupción”.

Según la rectora del atletismo mundial, “Rusia hizo trampas y continúa haciéndolas pese a los progresos y esfuerzos para evitarlas”. Sin embargo, hay muchos deportistas que, como Isinbayeva, no han hecho parte de ese complot, por decisión propia o porque están radicados en el exterior desde hace muchos años.

Ahora todo parece indicar que Isinbayeva finalmente estará en Río, en la que sería su última participación en Olímpicos. Deberá, claro, clasificar y demostrar que su reinado de más de una década no fue impulsado por sustancias dopantes, como el de muchos de sus compatriotas, especialmente marchistas, quienes sucumbieron a la tentación de tomar el camino fácil, pero equivocado.