Por: Cartas de los lectores

24-D, ¿noche de paz... o paro?

La violencia y contaminación (auditiva-visual) desconcertaron y deslegitimaron la protesta. La noche de paz disolverá el paro.

Duque y este caos me recordaron a “Platero y yo”. Parafraseando segmentos: nadie sabía de qué huían; los poderosos -despistadas golondrinas- aparentan mendicidad, aunque mienten, maltratan y discriminan. La rabia se contagia; rebuznos feroces, loros repiten. Cegados, los gallos se despedazan; ataques con palos y piedras, todos quieren matar a Judas, y la mayoría se llama así. La tragedia tampoco los detiene; absurdo. Cansados de ladrar, el odio toca -sin papel- el instrumento más difícil, los platillos, y los grillos cantan.

La desconfianza crece porque: 1. Las ramas del poder ignoraron la persistente reprobación hacia todo el Estado, por parte de la mayoría absoluta. 2. Duque apropió la mayoría simple del abstinente censo electoral y no respetó compromisos previos. 3. Las protestas movilizaron al 0,7 % de ese segmento, son “vagas” y divergentes. 4. Los congresistas “pupitrean”, aunque se muestran indignados en medios. 5. Egoístas, los gremios no son solidarios. 6. Las cortes encubren fallos parlamentarios y gubernamentales, sin abogar por -menos subsanar- derechos fundamentales.

7. Fatídico, el Gobierno fue “terrorista”. 8. Se dedicó a la percusión con Maluma y alguna “cacerola” para huevitos, pues quemaron la seguridad democrática, dejaron cruda la anticorrupción y revueltos el financiamiento-crecimiento.

9. Las protestas destruyeron bienes públicos (cada vez más escasos), cuyos arreglos desvían recursos. 10. Contaminaron quemando neumáticos y plástico, realizando nefastos grafitis y generando ruido (acústicamente aislado para los debidos receptores). 11. Cual sesión parlamentaria, todos acallan al “otro”; ojo por ojo, intercambian señalamientos; ignoran u olvidan lo que convoca, y lo coyuntural maquilla lo estructural.

12. Propongo activar pañueladas, velatones o convocatorias para meditar colectivamente: es momento de cerrar los ojos, para mirar dentro de nosotros y de escuchar el silencio para estar presentes, en comunión, sin encapuchados, gritos y agresiones, que penalizan desde el micropequeño empresario hasta la clase media del DANE ($0-$2’250.000).

13. Voté blanco para la Presidencia y Alcaldía; tampoco me representan los sindicatos y estudiantes. 14. Se autosabotean presentando pliegos anodinos, que no abordan la inequidad, el mínimo vital e ingreso “máximo”, ni la falta de garantías de universalidad (y calidad) en servicios públicos, educación y seguridad social.

15. El divorcio que impide reformar al país, y su orfandad social, son legado de los padres de la patria. 16. Jugando a la ucronía, imaginen si algo cambiaría mediante la interlocución Ramírez-López: no creo. 17. Tal como el Acuerdo de París, nuestra Constitución fracasó ante los problemas bicentenarios y los modernos. 18. D-Day: convoquemos constituyente.

19. El paro es contraproducente, considerando las pérdidas económicas impuestas. 20. Paralizarlo ahora terminará fortaleciendo a Duque, tal como el ruidoso e infructuoso impeachment a Trump. 21. Los congresistas y las cortes siguen pasando de agache, escondidos tras el presidente. 22. Regalo de Navidad, el incremento del mínimo calmará a los sindicatos, no a la mayoría absoluta de desempleados y subempleados que acarrean la inflación derivada. 23 y 24. Feliz noches de paz.

Germán Vargas G.

Envíe sus cartas a [email protected]

895277

2019-12-12T00:00:10-05:00

column

2019-12-12T00:30:01-05:00

[email protected]

none

24-D, ¿noche de paz... o paro?

31

3669

3700

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Sobre el general Mario Montoya

Más sombras que luces

Tres cartas de los lectores

Sobre el aborto

Perfil de dos rectores universitarios