24-D, ¿noche de paz... o paro?

Noticias destacadas de Opinión

La violencia y contaminación (auditiva-visual) desconcertaron y deslegitimaron la protesta. La noche de paz disolverá el paro.

Duque y este caos me recordaron a “Platero y yo”. Parafraseando segmentos: nadie sabía de qué huían; los poderosos -despistadas golondrinas- aparentan mendicidad, aunque mienten, maltratan y discriminan. La rabia se contagia; rebuznos feroces, loros repiten. Cegados, los gallos se despedazan; ataques con palos y piedras, todos quieren matar a Judas, y la mayoría se llama así. La tragedia tampoco los detiene; absurdo. Cansados de ladrar, el odio toca -sin papel- el instrumento más difícil, los platillos, y los grillos cantan.

La desconfianza crece porque: 1. Las ramas del poder ignoraron la persistente reprobación hacia todo el Estado, por parte de la mayoría absoluta. 2. Duque apropió la mayoría simple del abstinente censo electoral y no respetó compromisos previos. 3. Las protestas movilizaron al 0,7 % de ese segmento, son “vagas” y divergentes. 4. Los congresistas “pupitrean”, aunque se muestran indignados en medios. 5. Egoístas, los gremios no son solidarios. 6. Las cortes encubren fallos parlamentarios y gubernamentales, sin abogar por -menos subsanar- derechos fundamentales.

7. Fatídico, el Gobierno fue “terrorista”. 8. Se dedicó a la percusión con Maluma y alguna “cacerola” para huevitos, pues quemaron la seguridad democrática, dejaron cruda la anticorrupción y revueltos el financiamiento-crecimiento.

9. Las protestas destruyeron bienes públicos (cada vez más escasos), cuyos arreglos desvían recursos. 10. Contaminaron quemando neumáticos y plástico, realizando nefastos grafitis y generando ruido (acústicamente aislado para los debidos receptores). 11. Cual sesión parlamentaria, todos acallan al “otro”; ojo por ojo, intercambian señalamientos; ignoran u olvidan lo que convoca, y lo coyuntural maquilla lo estructural.

12. Propongo activar pañueladas, velatones o convocatorias para meditar colectivamente: es momento de cerrar los ojos, para mirar dentro de nosotros y de escuchar el silencio para estar presentes, en comunión, sin encapuchados, gritos y agresiones, que penalizan desde el micropequeño empresario hasta la clase media del DANE ($0-$2’250.000).

13. Voté blanco para la Presidencia y Alcaldía; tampoco me representan los sindicatos y estudiantes. 14. Se autosabotean presentando pliegos anodinos, que no abordan la inequidad, el mínimo vital e ingreso “máximo”, ni la falta de garantías de universalidad (y calidad) en servicios públicos, educación y seguridad social.

15. El divorcio que impide reformar al país, y su orfandad social, son legado de los padres de la patria. 16. Jugando a la ucronía, imaginen si algo cambiaría mediante la interlocución Ramírez-López: no creo. 17. Tal como el Acuerdo de París, nuestra Constitución fracasó ante los problemas bicentenarios y los modernos. 18. D-Day: convoquemos constituyente.

19. El paro es contraproducente, considerando las pérdidas económicas impuestas. 20. Paralizarlo ahora terminará fortaleciendo a Duque, tal como el ruidoso e infructuoso impeachment a Trump. 21. Los congresistas y las cortes siguen pasando de agache, escondidos tras el presidente. 22. Regalo de Navidad, el incremento del mínimo calmará a los sindicatos, no a la mayoría absoluta de desempleados y subempleados que acarrean la inflación derivada. 23 y 24. Feliz noches de paz.

Germán Vargas G.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

Comparte en redes: