Por: Luis Carvajal Basto

¿30 Candidatos? En realidad son 4 ¿O 2?

En la opinión, Universidades, tertulias y corrillos, existe un tema  de conversación de moda: la multiplicidad de aspirantes a la elección presidencial. Sin embargo un examen superficial, incluyendo reglas, encuestas y mecanismos de selección política, concluye que solamente cuatro tienen reales posibilidades de llegar” vivos” a  primera vuelta.

Comencemos con las encuestas: en la más reciente realizada por  YanHaas, para una alianza de medios, se encuentran datos inéditos: Pekerman, el técnico de la selección, sin saber si clasificamos, le gana a todos los candidatos. Como en la anterior encuesta realizada por Guarumo, hoy ganaría el voto en blanco, lo que es normal faltando tanto, pero contrario a ella,  el Liberalismo, al que con frecuencia se da por “liquidado”, alcanza el 19 %, siendo de nuevo el partido con mayor  identidad y sentimiento partidista. No aparece “el de Uribe”, cuyo candidato más votado sería Ordoñez  con un 3%, y  muestra, prácticamente, un empate técnico  entre Vargas, Petro y Fajardo, pero sin considerar las alianzas que se cocinan y serán determinantes. Los dos primeros escasamente convocan fuerzas diferentes a las “propias”

La mecánica política señala que una alianza bien posible será la del Liberalismo (Galán, De la Calle, Cristo, Vivian, Velasco), que seguramente definirá candidato mediante una consulta antes de noviembre, con el que resulte entre Clara López, Fajardo y Claudia López que, en solitario, no tienen posibilidades. El ejemplo de Navarro, quien pierde  ganando pues seguramente encabezará la lista de los Verdes al senado en un acto de generosidad pero también de realismo político al  ceder ante Claudia López, servirá para que esta alianza se decante por un solo candidato. Sobra decir que tienen afinidades programáticas y partidistas: todos han estado con la Paz. Lo que resulte de esta perspectiva será el candidato número 1.

El número 2 será el del Uribismo que, seguramente definirá  el mismo Uribe. ¿Estará Martha Lucia Ramírez allí?  Es posible y tendría ventaja. En cualquier caso jugarán con un solo candidato.

El otro “impajaritable”, si sus líos judiciales lo permiten, será Petro, quien tiene votos en Bogotá y en la Costa, pero cuyo ego y antecedentes lo llevarán a llegar en solitario hasta la primera vuelta. Es el número 3.

Finalmente, el otro candidato que arribará, el número 4,  será Germán Vargas si no se fusiona antes con Uribe, un  evento  de muy improbable suceso, a menos que acepte ir como fórmula vice presidencial. Al referirse a la posibilidad de que Uribe, el mayor elector del país, escoja un candidato diferente a su actual entorno, como Vargas Lleras, el director del Liberalismo, Horacio Serpa, experto político y  ex candidato, dijo, con razón y  crudeza, en una entrevista a El Espectador (Ver aquí), que eso no va a ocurrir porque “al perro no lo capan dos veces”.

Entre esos cuatro candidatos, dos de las alianzas, más Petro y Vargas Lleras,  Colombia definirá  los dos que pasarán a segunda vuelta.

¿Qué el país está añorando una candidatura por fuera de la polarización? Seguramente a nivel del deber ser, como esperanza, pero no en la realidad de la política alimentada por los sentimientos y creencias colectivas de hoy.

¿Quiénes serán y quién puede ganar? Están despistados quienes consideran que el factor decisivo será “el centro” Las dos candidaturas “sin rostro”, son las del Uribismo y la coalición de Centro Izquierda en la que, por su reconocimiento y experiencia en gobierno, llevan ventaja De la Calle, Fajardo y Clara López. Los antecedentes políticos y personales dicen que De la Calle y Fajardo se identifican en muchos aspectos lo que  inclinaría la balanza a favor de uno de los dos. Quien sea escogido por esta coalición tiene muy buenas posibilidades de ser elegido presidente: Tendrá importante voto de opinión y respaldo parlamentario.

El otro candidato sólido, por antecedentes electorales, las presidenciales anteriores y el referendo, como expresión de un extremo de la polarización, será “El que diga Uribe”.

A menos que algo muy extraño pase, entre estos dos últimos escogeremos presidente.

@herejesyluis

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carvajal Basto

TIC: proyecto por completar

Actualización de Bogotá, tarea presidencial

Gobernando con el enemigo

Venezuela: cuidado con los pretextos

Comunicación, presidente