Por: Antonio Casale

40 y 23

El reglamento de la Copa América permite que los entrenadores publiquen una lista de 40 jugadores unos días antes de dar la lista definitiva de 23 que irán a Brasil. Los locales no se fueron con rodeos y de una vez sacaron a la luz su convocatoria final con Marcelo, Fabinho, Lucas Moura y Vinicus como grandes ausentes. Tite, el técnico, no se puso a darle vueltas. De esa manera no ilusiona en vano a nadie y la tradicional polémica periodística y de hinchas sobre los no convocados, que en el caso de Brasil incluye grandes nombres como los citados, se irá diluyendo con el paso de los días, de modo que cuando se acerque la competencia el entorno esté concentrado en lo que corresponde.

Colombia en cambio publicó una lista de 40 futbolistas en la que se encuentra una variopinta muestra de nombres. La justificación puede ser que el técnico es nuevo y tendrá pocas oportunidades para ver y trabajar con tantos jugadores; ese es un argumento poderoso. Ahora comienzan a aparecer nombres que no estaban en el radar de nadie y que no están en competencia. Es el caso de Yairo Moreno, un volante ofensivo suplente en el León de México. También llama la atención que Millonarios, líder absoluto del torneo local, no tenga ningún jugador en esta lista, y que Tolima, el otro equipo que ha hecho las cosas bien de manera consistente, tan solo ponga a Montero. De todos modos, esos serían premios de consolación, porque en la convocatoria definitiva ninguno tendría cabida, aunque la verdad es que así como en Brasil hay rutilantes ausentes, esta vez Colombia a duras penas podrá hacer una lista de 23 confiables para la alta competencia. El pobre desempeño de una buena cantidad de los nuestros en el final de la temporada europea así lo indica. Sin embargo, eso es lo que hay. Veamos cómo terminaron los habituales titulares del equipo de todos.

Ospina terminó atajando poco en el Nápoles, Arias es suplente en el Atlético, Mina apenas si jugó este semestre, Dávinson terminó siendo alternante en el Tottenham y Fabra lleva poco tiempo después de su recuperación; aparece y desaparece en Boca. Es decir, la defensa no trae ritmo. En cambio, en la línea de marca en la mitad, Barrios y Lerma son regulares titulares en sus equipos. Más adelante vemos cómo Cuadrado está volviendo de una larga lesión y le están buscando equipo, James terminó en el Bayern sin ir siquiera al banco de suplentes, y con Quintero lesionado la opción fue volver a traer a Cardona, que tras su irregular paso por Boca comienza a recobrar sensaciones en México. Adelante, Falcao terminó bien, aunque cada vez con más problemas físicos, Duván Zapata firmó una gran campaña en Italia, aunque en los últimos partidos aflojó un poco, y Muriel fue irregular.

Lo bueno es que Queiroz tendrá veinte días para trabajar, imprimir su idea y construir un colectivo a su medida. Está visto en el fútbol que los buenos colectivos tapan algunas falencias individuales. Pocas veces tendrá tanto tiempo para transmitir su idea. Así que en Brasil veremos su capacidad para liderar la causa nacional que es la selección de los colombianos. Ojalá lo logre.

861503

2019-05-19T21:20:44-05:00

column

2019-05-19T21:20:44-05:00

[email protected]

none

40 y 23

7

3197

3204

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

No es una persona cualquiera

El nuevo Mou

Final unificada

El vaso medio lleno

Todo por hacer