Por: Óscar Alarcón
Macrolingotes

50 años de “Cien años”

El próximo mes se cumplen 50 años de la salida al mercado de Cien años de soledad por Editorial Suramericana de Buenos Aires. Si bien se registra en la contracarátula que la primera edición fue en mayo de 1967 (ese mes salió de la imprenta), llegó a las librerías el 5 de junio. Fue el Magazine Dominical de El Espectador el primer medio del mundo en que apareció anticipadamente, en exclusiva, un capítulo de esa novela un año antes (1° de mayo de 1966). Después publicó otro adelanto Mundo Nuevo (agosto de 1966), la revista del boom que dirigía el uruguayo Emir Rodríguez Monegal.

Por esos años la HJCK, del inolvidable Álvaro Castaño Castillo, sacaba en discos de acetato una colección literaria de escritores leyendo apartes de sus obras. García Márquez, en su voz, hizo lo propio con cuentos y novelas suyas e hizo un adelanto de Cien años de soledad: aquellas bellas páginas en que Remedios, la bella, subió en cuerpo y alma a los cielos. Entonces yo era un aprendiz de periodista que dirigía en Santa Marta la página literaria de un diario que salía una vez a la semana (diario porque publicaba las noticias del día anterior), que se llamaba El Orientador del Magdalena. Me tomé el trabajo de transcribir a máquina los apartes de Remedios, la bella, cuando sube a los cielos, tomados del disco de HJCK

Publiqué, irresponsablemente y con mi puntuación, esos apartes en febrero de 1967. De esa manera fue ese medio de provincia el tercero en el mundo en hacer ese adelanto, que se anunció con orgullo en primera página: “Exclusivo. Un capítulo de la próxima novela de García Márquez”. Por primera vez el diario logró vender toda la edición de tres mil ejemplares. Cincuenta años después no he logrado conseguir uno de esos números. Se fueron volando, con Remedios, la bella.

Cien años de soledad acabó en 1967 con cien años de soledad de la novelística colombiana, después de La María (1867), y con la sola excepción de La vorágine (1927).

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón