Aberración jurídica

La orden de detención del general Maza Márquez, como coautor del asesinato del candidato Galán, es una aberración jurídica.

Si hoy se investigara el asesinato de Jesucristo, seguramente nuestra inteligencia judicial descubriría que Caín, Abel, el ángel de la guarda y Lucifer son responsables del  concierto para delinquir. Y mientras tanto, el Gobierno es ajeno al crecimiento de las limitaciones económicas de sus habitantes, a la corrupción en todos los quehaceres públicos y privados, al aumento de la ocupación informal y sin protección social, al crecimiento irresponsable de la población y a la destrucción de la familia. Tantos errores en la investigación y en el juicio de conductas contrarias a la ley justa pueden desangrar el bolsillo de los contribuyentes, sin que luego se pida el reintegro de lo pagado a quienes son directos responsables del daño a la ciudadanía. Definitivamente en muchos países, desafortunadamente entre ellos Colombia, para creer en la justicia se necesita tener mucha, demasiada fe.

Carlos Fradique-Méndez. Bogotá.

La defensa del General

El abogado del general Maza Márquez apelará únicamente basándose en la supuesta prescripción del caso, según lo citara recientemente, lo que según mi opinión no tiene otro argumento legal que alegar, y por ello queda en entredicho que su cliente estaría seriamente comprometido en el magnicidio del doctor Luis Carlos Galán. El país entero se acordará cuando el señor Maza Márquez, en calidad de director del DAS, puso ante los ojos del mundo al directo autor material del aleve atentado, señor Hazbum, que para la época lo señaló como de origen Israelí (coincidiendo su nacionalidad con el otrora mercenario Yair Klein). Con este hecho el señor Maza Márquez lo que quiso hacer de una vez por todas fue borrar las otras posibles hipótesis que aparecían y darle plena credibilidad a la operación que él dirigía. Cinco años después la justicia colombiana exoneró de culpa al señor Hazbum y por ende le dio plena libertad, de donde se deduce que este falso positivo o montaje del señor Maza Márquez tenía otras connotaciones que solamente él sabe. La indemnización que debe pagar la nación a la familia del ya fallecido señor Hazbum, por su craso error en el señalamiento, es alrededor de cinco mil millones de pesos, los cuales deben transferírsele al señor Maza Márquez, para que pague por su gran equivocación, si en verdad existe justicia.

Arturo Tejeiro González. Bogotá.

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lectores opinan

La cofradía del santo reproche

No entiendo por qué no entienden

Al oído de los conjueces

De igualdades y discriminaciones

De Julio Londoño sobre una columna