Por: Yo aborté
#YoAborté

Aborté y he vivido tranquila

 
 

Por Carla*

Desde que era una adolescente, la idea de ser mamá me angustiaba. Me imaginaba siempre un proyecto de vida trancado, menos posibilidades de futuro. La maternidad se alzaba ante mí como una pesadilla eterna. 

Por obvias razones, siempre fui cuidadosa. Tal vez demasiado. Empecé mi vida sexual a los 18 años, “tarde” para el promedio de mi generación, pues me daba pavor el embarazo. Después de los 18, en todo caso, si no estaba segura del condón, tomaba una pastilla del día después. Me preocupé en exceso. Mi gran temor era la maternidad. 

Antes de cumplir 28, había empezado a salir con un chico nuevo. La relación funcionaba. Era un hombre increíble. Quizás me relajé y quedé en embarazo. A las tres semanas me sentía enferma, con síndrome premenstrual, pero no me llegaba el periodo. Decidí hacerme la prueba y salió positiva. 

Siempre fui proaborto, siempre he creído en la libertad de las mujeres. Pero ahora me tocaba ser clara conmigo: “Es una elección tuya y de nadie más, ¿qué quieres hacer?”, me repetía todo el tiempo. 

No le conté a nadie, no derramé ni una lágrima, seguí mi día normal, fui a trabajar, como si nada sucediera. A final de la noche le conté a mi pareja. Aunque su primera reacción fue de alegría, pronto se enteró de que ese mismo día yo había decidido no tenerlo. Le expliqué mis razones y mis miedos. Le dije que ser mamá aún no estaba en mis proyectos, que no sería una maternidad feliz. Tuve la suerte de estar con un hombre sensato que respetó mi decisión y me apoyó. 

El dinero hizo el proceso más fácil. Me dio acceso a un gran médico, a un diagnóstico a tiempo, también a cuidados físicos y psicológicos después del procedimiento. Y mi pareja siempre estuvo ahí. Fui increíblemente afortunada. 

Entendí que en Colombia el aborto es un privilegio que te da el dinero. ¿Y si no lo tienes? Hay que parir, sí o sí. O debes morir por cuenta de prácticas insalubres. En este proceso también ratifiqué mis propias ideas. Confirmé que necesitaba ser libre. Y que todas las mujeres necesitan ser libres de decidir. 

Luego del procedimiento, le conté a una amiga. Me juzgó, me trató de asesina, de egoísta. ¡Tú estás muy bien, tienes tal y tal cosa, cómo pudiste! Yo no me siento así. Elegí mi proyecto de vida. Elegí por mí y me siento tranquila. 

Ojalá mi experiencia tranquila y cuidada fuera la de la mayoría. Apoyo el aborto para que más y más mujeres puedan elegir.

* Carla es un seudónimo.

¿Quieres contar tu historia en #YoAborté? Todas conocemos una mujer que ha abortado. Queremos escucharte. No te vamos a juzgar, queremos que el aborto sea libre y seguro para todas. Escríbenos tu carta en este link.

No olvides suscribirte al canal de YouTube de Las Igualadas, seguirlas en Twitter y en Instagram. Este proyecto es de ellas. 

La ilustración fue realizada por La Ché, síguela en Instagram

905262

2020-02-19T00:00:49-05:00

column

2020-02-19T10:09:03-05:00

jrincon_1275

none

Aborté y he vivido tranquila

29

3867

3896

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yo aborté

Ese estúpido error nunca fue un niño

Quedé embarazada de un novio violento