Abrieron la puerta del infierno

Noticias destacadas de Opinión

Periódicamente se anuncia el inminente desabastecimiento de combustibles fósiles y se incentiva su exploración y explotación. Ahora un dirigente gremial dice que “Colombia se merece la oportunidad” del fracking pues se está “jugando su propia seguridad energética” y su “estabilidad fiscal”. La Comisión de Expertos para el Estudio del Fracking “le recomendó al país avanzar en la implementación de pilotos de exploración con el uso de esta técnica”. Esto a pesar de lo que se conoce de su informe: las instituciones públicas incumplen la ley de transparencia de la información; los operadores petroleros deben suministrarla, se necesita saber cuáles van a ser las tecnologías a utilizar y sus riesgos (posible secreto industrial); se debe desarrollar capacidad institucional para poder manejar el seguimiento, la evaluación, el monitoreo y las correcciones; se requiere una superintendencia de asuntos ambientales y minero-energéticos para tramitar las quejas y reclamos de la ciudadanía y aplicar sanciones; se recomienda construir líneas base de ecosistemas, hidrogeología, sismicidad y socioeconomía. Y se necesita “un riguroso trabajo previo” que toma tiempo, “es necesario discutir con las comunidades los riesgos y beneficios del fracking”. Riesgos que exigen mantener alejada a la población a más de 2 km de los pozos exploratorios, especialmente a las mujeres embarazadas.

Según un experto, como “compensación” a las comunidades locales, las empresas les pueden dar aportes directos o transferirles un porcentaje de las utilidades a un fondo. Para que “se convenzan de los beneficios que trae económicamente”, agrega un destacado empresario. Y un dirigente gremial asegura que “la perforación de unos 12 pozos, inicialmente, puede hacerse” mientras se fortalecen las instituciones y se afianza “la confianza con las comunidades”.

Las recomendaciones de los expertos sobre el fracking pueden tener varias interpretaciones; una empresarial-institucional: “business as usual”, adelante con el fracking, y una ambiental: no hay institucionalidad suficiente para permitir “ensayos de fracking”, el conocimiento sobre sus potenciales impactos, efectos y riesgos impone el principio de precaución.

Los expertos abrieron la puerta del infierno. Con sus “pilotos de fracking” validan lo que dijo un emprendedor petrolero: “Necesitamos aumentar la oferta de hidrocarburos, nos quedan 20 años para usarlos”. ¿Implementar “pilotos de fracking”? ¿Qué es eso? ¿Cuántos? ¿Replicables? ¿Cuántas veces? ¿Cómo? ¿Dónde? A los expertos se les olvidó en qué país y planeta viven. Muchas de las recomendaciones, difícilmente controlables, se desconocerán; además son puntuales, convencionales, no estructurales, ni sistémicas. El fracking es destructivo, fractura la roca madre, contamina suelo, agua, aire y ecosistemas y puede producir o aumentar la sismicidad. La combustión de los hidrocarburos que produce el fracking emite gases de efecto invernadero, con impactos sobre el clima planetario y efectos directos e indirectos en el territorio nacional y la población, hasta mucho tiempo después de suspendidas las emisiones.

Se necesita consumir menos energía, desarrollar urgentemente alternativas energéticas de bajo impacto, cero carbono, y atender las recomendaciones del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC). El país requiere una verdadera política de transición energética que asegure la sostenibilidad. No hay tiempo.

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.