Por: Antieditorial

Adopción homosexual

Alivia, éticamente hablando, que haya habido un empate en lugar de una mayoría abrumadora a favor de la adopción gay (como me lo esperaba) a juzgar por ciertos vientos modernistas que soplan y que tanto me disgustan.

No me acabo de acostumbrar a la idea de que un par de homosexuales puedan adoptar a un menor. Todavía lo veo como una especie de maroma social tremendista, extrema, inadecuada por supuesto, como la primera vez que oí hablar del tema, hace ya unos 30 años. Sé que hay (según dicen algunas personas) estudios en los que se concluye que no hay problema para los adoptados, ni ahora ni cuando sean mayores. Pero yo sigo en las mismas. Creo que a eso le llaman fanatismo... Soy un ferviente fanático del no. Yo insisto en verlo como un ensayo de ingeniería social cuyas víctimas son los menores adoptados. Creo que ellos tienen derecho a no tener que sentir incomodidad cuando presenten a sus padres. El solo hecho de que les dé un poco de pena debería ser un impedimento para seguir con este embeleco modernista.

Es que un derecho del niño, aunque no esté escrito todavía en ninguna parte, es no tener que avergonzarse cuando diga quiénes son sus papás. Eso de tener que declarar: “Mis papás son una pareja de hombres, homosexuales”, eso tiene que ser algo traumático, por lo menos en nuestro país. Esperemos unos 200 años a que en Colombia un niño diga eso con orgullo. Mientras tanto es un abuso con el niño someterlo a ese trance. Alguien me respondía que igual vergüenza sentían los niños cuando tenían que mostrar a sus papás como pareja de blanco con negra o blanca con negro. Pero una cosa es el prejuicio racial y otra asimilar a prejuicio lo de las parejas homosexuales adoptantes.

Por otra parte, en cuanto al conjuez, creo que se debe modificar la ley con miras a que no sea una sola persona quien dirima sino por lo menos tres, impar de todas maneras. La presión que debe sentir ese conjuez es por definición exagerada al sentirse responsable él solo de semejante decisión. Nunca será igual a quien hace su votación siendo parte del conjunto original.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antieditorial

Otra vez, la mujer del César

Sobre la reforma a la justicia

Otras lecciones de Pékerman

¡La verdad sí existe!

Las cosas por su nombre apropiado