Por: Hernán González Rodríguez

Advertencias de las calificadoras de riesgo

De acuerdo con la información que se obtiene por intermedio de Google, en el Ministerio de Hacienda, sobre el Presupuesto General de la Nación (PGN) para 2019, ascenderán los ingresos tributarios de este año a la suma de $145 billones de los de 12 ceros, los cuales equivalen al 14,5% del PIB.  Los recursos de establecimientos públicos como Ecopetrol suman unos $15 billones. Otros ingresos adicionan $13 billones.

El total de estas tres fuentes de ingresos es de modestos $173 billones para un presupuesto aprobado por $259 billones para 2019. Financiar el resto nos requerirá endeudarnos más y más.

De nuevo, de acuerdo con el PGN de Minhacienda, el servicio del total de la deuda pública bruta –pagos de capital más intereses en pesos y en dólares– ascenderá a $52 billones. Para las pensiones de jubilación se destinarán $39 billones. Las transferencias para el Sistema General de Participaciones (SGP) se presupuestaron en $41 billones.

La suma de estas tres partidas de gastos es de $132 billones, el 13,2% del PIB.  Las empresas calificadoras de riesgo han advertido que estos tres gastos son obligatorios, casi ineludibles, y, lo más preocupante, que no están muy lejos de los ingresos por $173 billones.

El señor Sergio Clavijo, presidente de la ANIF, en un oportuno artículo publicado en el diario La República y titulado “Umbrales de la deuda pública”, nos recuerda que en el Acuerdo de Maastricht, base de la Unión Europea, se consideró aceptable que la deuda pública bruta consolidada/PIB de los países no debería superar el 60%.  Sin embargo, en años recientes, salvo en Alemania, en casi todos los gobiernos de la zona del euro este porcentaje está superando el 90% de sus PIB.

En un gráfico publicado en el artículo de Clavijo se proyecta Colombia para el 2019 con un 60,8% de deuda bruta consolidada/PIB, incluyendo a Ecopetrol. Este porcentaje en la zona del euro sí lo tolerarían las calificadoras de riesgo, mas no así en Colombia, por las razones a continuación.   

Las calificadoras Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch Ratings coinciden en advertir que Colombia puede tener una meta fácil de cumplir este año, pero no así en 2021 y 2022, porque consideran bajos nuestros ingresos tributarios del 14,5% del PIB. Porque consideran muy elevado el 13,2% del PIB ya comprometido en gastos obligatorios como el pago de deudas y pensiones. Porque no les satisface nuestro elevadísimo 60,8% de la deuda pública bruta consolidada/PIB. Los ingresos petroleros y tributarios sí vienen creciendo. Pero tanto o más que estos nos crece el endeudamiento.

Ojalá que los sobrecostos del Plan Nacional de Desarrollo, consecuencia de los “micos” de los congresistas para financiar sus campañas políticas, no contribuyan a darles más razones a las agencias calificadoras de riesgo para descalificarnos.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán González Rodríguez

Realidades inocultables

$30.000 millones para cada congresista

Carta a Mike Pompeo

¿Por qué cultivamos la coca?

Intervención militar en Venezuela