Agencia para las niñas

Noticias destacadas de Opinión

Esta semana en Ciudad de México, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, anunció que de ahora en adelante todos los uniformes escolares, en colegios públicos y privados, serán neutros; es decir, que cada niño, niña o niñe podrá escoger si va a la escuela con falda o pantalón, como se sientan más cómodos. Por supuesto que los sectores más conservadores saltaron con la absurda preocupación de que ahora “los niños van a usar falda”, pues pocas cosas le preocupan tanto al statu quo como preservar la idea hegemónica de masculinidad. Una masculinidad tan frágil y pesada como una lámpara de Baccarat, que se ve amenazada por una falda. La resistencia a la medida también nos dice algo: que las faldas de uniforme de colegio son una señal de vulnerabilidad.

Aunque quizá la medida estuvo motivada por el respeto a los derechos de la niñez trans, las niñas cisgénero también se verán beneficiadas. En respuesta a la medida, algunas feministas chilangas, entre ellas Cynthia Híjar, preguntaron por experiencias con el uniforme de falda obligatoria. Muchas se quejaron del frío injustificado en las madrugadas. Es decir, que las niñas deben estudiar muertas de frío solo para afirmar su feminidad. Otras se quejaron de que tuvieron que empezar a depilarse las piernas mucho antes de lo que habrían querido, pues estaban sometidas a diario al escrutinio público. Pero los testimonios más preocupantes tienen que ver con el acoso sexual por parte de adultos, que veían en la falda una justificación para morbosearlas, una señal de sexualización frente a la cual las niñas no tenían opción. La misma falda feminizante les ganaba las burlas de sus compañeros, por ese constructo social de que la humillación más grande que pueden hacerte es verte los calzones, y por eso la mayoría usaban shorts o licras debajo de la falda, una medida que, por experiencia con mi propio uniforme de colegio, es tan aparatosa y absurda como el Camp —pero menos divertida—.

 

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.