Por: J. William Pearl

Agresividad

El matoneo no se da solo de manera física, puede darse de muchas maneras y quienes lo usan, (tal vez por no conocer otra cosa) pueden hacer mucho daño a los menores y a ellos mismos.

El diccionario dice que la agresividad consiste en “influir en la conducta de otras personas, para demostrar el poder que se tiene” llevo unas cuantas columnas y no espero la aprobación de nadie cuando escribo. Pero me impresiona mucho la agresividad con la cual las personas se manifiestan. Supongamos que las personas no quieren o no pretenden ofender a nadie simplemente buscan expresar su punto de vista, lo cuál está muy bien, en eso consiste la democracia. Lo que cuesta trabajo entender es que quienes plasman sus ideas lo hagan por medio de la agresividad. Si a uno no le gusta una columna, bien puede dar los argumentos y decir sin agravios la razón por la cual no están de acuerdo, eso implica un poco más de tiempo es cierto.

El bulling o matoneo (que siempre ha existido) y que tanto tratan de controlar en los colegios, se da en diferentes aspectos: con la palabra, pegando, no dejando jugar, excluyendo, en fin de diferentes modos. Si un menor aprende a matonear y esto le funciona, cuando crece hará exactamente lo mismo, y no es culpa de él, fue lo que vio, lo que supone esta bien y por tal razón lo hará. La agresión no es solo física, es también mental y tiende a controlar al otro, lo que demuestra algo de inseguridad de quien arremete contra los demás.

En Internet unos se puede escudar en un seudónimo, ello no favorece en nada este síntoma que nos aqueja. Por el contrario lo aumenta y quienes buscan agraviar a las personas por Internet, tienden a usar un seudónimo, no es por miedo a dar la cara y escribir su nombre y apellido, es porque es más fácil insultar escudado en un seudónimo.

Pero vayamos mas allá, esos niños crecen y siguen igual, no se como será la relación con las parejas, pero mucho me temo que no debe ser la mas pacifica, Lo mas grave no es la pareja, que por ser adulto se puede ir si quiere, son los niños que ven y escuchan los insultos y por supuesto a ellos supongo también les gritan o les pegan. Esos niños solo vieron eso, violencia y agresividad y el círculo se repite de nuevo, es decir puede no tener fin a menos que un adulto que allá sido agredido de pequeño, pueda romper el círculo vicioso.

Ser directo es diferente de ser agresivo, una persona puede ser directa y al punto, algo que no es malo, simplemente se es así.

Algunos dicen que la generosidad empieza por casa, yo diría también que en la casa se aprenden los hábitos. No rima, pero es muy cierto.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl

Desafíos

Claudia

Plan

Ortega

Roles