Por: Juan Pablo Ruiz Soto

Aguas, montañas y calentamiento

EL BANCO MUNDIAL ACABA DE PUblicar el documento "Evaluación del impacto del cambio en el clima sobre la hidrología en las montañas".

 


El estudio, realizado bajo la dirección de un colombiano, Wálter Vergara, señala que el cambio climático tendrá como uno de sus múltiples efectos un incremento mayor en la temperatura en la alta montaña comparado con el incremento en las tierras bajas. En los Andes, esto significa la pérdida acelerada de sus glaciares, la disminución de la humedad en los páramos con reducción de zonas inundadas y mayor frecuencia de climas extremos con sequías, lluvias torrenciales y desajuste en el régimen de lluvias. Estos cambios afectarán a los habitantes del páramo y a los millones de usuarios de sus fuentes de agua en la parte baja de las montañas.


El estudio propone una metodología para evaluar los impactos del calentamiento global sobre la hidrología en la alta montaña y su aplicación permitiría tomar medidas de adaptación para disminuir el impacto sobre las poblaciones dependientes de los servicios ambientales que la alta montaña presta. Se tuvieron en cuenta tres aspectos: un análisis de clima para identificar futuros escenarios; uno de la hidrología para identificar su relación con los páramos y los glaciares y una evaluación a nivel de microcuencas. En el análisis del clima y especialmente en la identificación de períodos de clima extremo, se utilizó el modelo del Instituto de Investigaciones en Meteorología de Japón. Éste se complementó con un modelo desarrollado por la Unidad de Investigaciones Atmosféricas de los EE.UU. para precisar aspectos relacionados con precipitaciones y temperaturas. Para verificar la precisión de la metodología se compararon sus predicciones con lo ocurrido en los últimos 20 años.


El modelo de evaluación hídrica para los Andes fue ajustado para incluir el impacto de los páramos y los glaciares en el comportamiento de las cuencas. El análisis considera cambios en precipitación, comportamiento de los glaciares y cambios en temperatura. La metodología se usó de manera detallada en dos cuencas de Perú, utilizando el período 1970-1984 para calibrar los modelos y el período 1985-1998 para su validación. La aplicación del modelo concluye que es posible, con información de clima y análisis hidrológico, simular las condiciones actuales y predecir el futuro comportamiento hidrológico asociado a la alta montaña. Para las dos cuencas en Perú donde se aplicó la metodología, se prevé que en el período 2050-59 disminuirá la disponibilidad de agua entre 18% y 21%. La metodología está disponible para que el Ideam la utilice para predecir el comportamiento en nuestras cuencas, donde la regulación hídrica asociada a los ecosistemas naturales de páramo tiene gran impacto. El agua de Bogotá, Cali, Medellín, Bucaramanga y muchos otros pequeños poblados depende del buen manejo del ecosistema de páramo. Hay dos medidas de adaptación que el país tiene que empezar a poner en práctica: la recuperación de los ecosistemas naturales, promoviendo la conservación y reforestación en áreas críticas y el desarrollo de capacidades para prevenir los incendios. La conclusión más útil para Colombia es que conservar y recuperar nuestros páramos debe ser prioridad nacional, más ahora que están identificados los severos impactos del calentamiento global sobre estas áreas.

Buscar columnista