Por: Hernán Peláez Restrepo

Ahora es así

A las puertas de la Copa América (comienza el 14 de junio), la selección de Colombia, dirigida por Carlos Queiroz, no escapa a la moda en Suramérica, donde todas las selecciones dan prioridad a los jugadores que están en el exterior. Tanto es así que entre los 23 convocados solo figuran del ámbito local dos arqueros, Vargas y Montero, y un delantero, Luis Díaz. Los demás vienen, como apuntaban los cronistas de antes, “de allende los mares”.

La respuesta de Xavi Hernández, gran jugador que fue del mejor Barcelona, hoy en proceso de director técnico, a una pregunta sobre si su apuesta táctica sería el 4-3-3 fue: “Sí, pero más que sistema, a mí me gusta hablar de idea. Yo propongo un equipo proactivo, que sea dominador, que juegue al ataque, que los jugadores quieran el balón, que busque siempre la superioridad numérica, que encuentre al hombre libre. Al final, no es tan importante el 4-4-2, el 4-3-3 o el 3-4-3, sino el modelo de juego. El sistema puede variar dentro de un partido, el modelo nunca”.

Esta respuesta tiene una aplicación inmediata en el plan de juego de la selección de Colombia. Queiroz, así en confianza, citó a los conocidos y reconocidos y con ellos tendrá la opción de montar un esquema de cuatro zagueros, cuatro volantes y dos delanteros. Esto, sin embargo, puede variar si un volante, sea James o Cardona, comulga con la idea de ser más decisivo, pues poseen buen remate en media distancia. El grupo está curtido, arriba con buen número de partidos encima y chocar de entrada con Argentina nos dará pistas sobre de qué están hechos nuestros jugadores, porque a ellos, con Messi a la cabeza y el arrastre de frustraciones recientes, los obligará a sacudir su imagen.

La impronta de nuestra selección se conserva, quizás por el núcleo de jugadores base: Ospina, James, Falcao, el mismo Mina, Barrios. En eso no se variará mucho. Además, nuestros jugadores se apegan al mejor método de juego, que es conseguir beneficio de la condición técnica. Movilidad, circulación de pelota y progreso en el campo; el modelo, como anotó Xavi, no varía. Los sistemas, dependiendo del rival y las circunstancias de juego, sí.

Además, como refuerzo para la misma convocatoria, está el resultado global de nuestros equipos en la Libertadores y más aún en la Sudamericana. Nacional, Cali y Tolima no avanzaron y solo resta apoyar, así sea espiritualmente, a La Equidad.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Amores junioristas

Luz y sombra

Para creer

La lista

La r...