Por: Juan Carlos Piedrahita

Ahora sin Dave Brubeck

Cuadrados, triángulos y círculos animados bailaban sobre un fondo negro en ese entonces, mientras que por los parlantes sonaba Blue Rondo à la Turk. La escena tenía que pertenecer a Plaza Sésamo y el compositor no podía ser alguien distinto al pianista, compositor y jazzista norteamericano Dave Brubeck, el innovador, el arriesgado, el creativo.

Al comienzo, la atención se centraba en el aprendizaje de las figuras geométricas, pero cuando el tema estaba superado, la melodía alcanzaba un protagonismo incluso sospechoso.

La conquista paulatina era su finalidad. Pocas veces durante la primera escucha de una de sus piezas se lograba detectar todo su potencial. Brubeck crecía con su composición, arte en el que mezcló el saber académico heredado de su madre y el resultado de horas de estudio de los más importantes autores clásicos con lo que aprendía de aquellos músicos empíricos que conoció durante sus reducidas temporadas como miembro activo del ejército de Estados Unidos y a los que dirigió en su primer proyecto orquestal serio.

Dave Brubeck tenía la particularidad de hacer sonar un cuarteto, uno de sus formatos más empleados junto al saxofonista Paul Desmond, amigo inseparable y cómplice artístico; el contrabajista Gene Wright, y el baterista Joe Morelo, como si se tratara de una ensamble multiinstrumental en el que el punto de encuentro era la libertad.

“Esa es la belleza de la música. Uno puede tomar una pieza de coro sacro de Bach e improvisar. Sin importar de dónde viene el tema, se puede adecuar al jazz”, decía Brubeck cada vez que le preguntaban por su decisión de inclinarse hacia las manifestaciones jazzísticas olvidando su formación clásica. El secreto del norteamericano es que jamás los archivó, simplemente los adaptó para el beneficio del jazz.

Pocos días antes de cumplir 92 años, Brubeck murió. La celebración de su día estaba organizada desde varios meses atrás e incluía la presencia de algunas figuras del género, como su hijo Darius, célebre pianista también, quien decidió que la desaparición de su padre era un motivo más para continuar con el programa y para festejar, porque la única manera en la que Dave Brubeck entendía la música era como celebración. Así que seguirán sonando In Your Own Sweet Way, Take Five, The Duke y Blue Rondo à la Turk, ahora sin él.

 

* Juan Carlos Piedrahíta

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Piedrahita

Eliseo Herrera Junco (1925-2016)

Maurice White (1941-2016)

Los cuatro instrumentos de Saluzzi

Mediterráneo, desde la proa hasta La Popa

Siempre en la mente