Por: Juan Pablo Ruiz Soto

Ajustes al Plan de Desarrollo

LA REVISIÓN ADELANTADA POR LOS ambientalistas a la versión inicial del Plan Nacional de Desarrollo (PND) propuso priorizar la política ambiental en torno al cambio climático,...

LA REVISIÓN ADELANTADA POR LOS ambientalistas a la versión inicial del Plan Nacional de Desarrollo (PND) propuso priorizar la política ambiental en torno al cambio climático, para prever y manejar de manera más adecuada los impactos sociales y económicos de los fenómenos asociados y separar los recursos asignados para atender la ola invernal de los asignados para apoyar la gestión ambiental nacional. Otro punto clave es el fortalecimiento institucional y el espacio político que se les debe otorgar a las entidades del Sistema Nacional Ambiental en la discusión de la política pública.


Varias de las recomendaciones propuestas fueron acogidas al ajustar el PND que se está presentando al Congreso. Se menciona que es clara la relación entre la conservación del patrimonio natural, el crecimiento de los diferentes sectores de la economía, la competitividad y la equidad social y que se requiere una decidida y sistemática atención a esta interdependencia. Esto con el propósito de cambiar la tendencia de deterioro ambiental, de modificar procesos inadecuados de ocupación y uso del territorio y de mitigar los riesgos para las poblaciones, los ecosistemas y la economía ante la creciente variabilidad climática. El PND también afirma que para avanzar hacia una gestión ambiental costo-efectiva, sostenible, preventiva y eficaz, es indispensable intervenir sobre las decisiones ambientalmente más estratégicas y hace especial énfasis en la necesidad de incorporar integralmente consideraciones ambientales a lo largo de los procesos de planificación territorial y de gestión de las políticas sectoriales. Para ello, propone una gestión integrada y compartida como elemento de construcción social del territorio, en donde la participación tenga un papel protagónico.


Dice que el objetivo de la política ambiental durante este cuatrienio es garantizar la recuperación y el mantenimiento del capital natural y de sus servicios ecosistémicos como soporte del crecimiento económico, y propone incorporar variables ambientales en cada una de las locomotoras y propuestas de desarrollo regional.


Afirma que un objetivo del PND es reducir la vulnerabilidad y preparar al país para la adaptación al cambio climático, y propone la formulación de una Política Nacional de Cambio Climático y el diseño, de la mano con los sectores y las regiones, de una estrategia de desarrollo  baja en carbono.


Estos y otros aspectos de la gestión ambiental incluidos en el PND plantean un gran reto para hacerlos realidad y evitar que sean letra muerta. El punto central que define el nivel de compromiso del Gobierno Nacional es la magnitud de los recursos financieros que se asigne a las acciones propuestas. La nueva versión incorpora los recursos de las CAR y los que por ley los municipios deben asignar a la gestión ambiental, pero los recursos de presupuesto nacional siguen siendo aproximadamente los mismos que los de la versión preliminar. Falta mucho por hacer y entre las tareas pendientes está dar la pelea en el Congreso para que se aumente la asignación presupuestal a la gestión ambiental, fortalecer la institucionalidad y asegurar mecanismos para que recursos asignados a otros sectores se usen con criterios ambientales y de sostenibilidad. Avanzar requiere aliados institucionales y presión ciudadana.

249786

2011-02-08T22:00:00-05:00

column

2013-07-24T15:33:52-05:00

ee-admin

none

Ajustes al Plan de Desarrollo

29

3632

3661

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Pablo Ruiz Soto

Interpretando al Consejo de Estado

Amazonia, autonomía y conservación

Amazonia, ¿y nosotros qué?

Andes: carranga, restauración y agua