Al abogado de Mancuso

En el artículo titulado "Bienes de víctimas se devalúan", publicado hoy (12 de septiembre de 2010) en el diario a su digno cargo, el abogado de Salvatore Mancuso hace graves afirmaciones, sobre las cuales me permito manifestar:

1. La Fiscalía General de la Nación, el Agustín Codazzi y la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos certificaron que los predios Villanueva, Vizcaya y Nueva Delhi eran de propiedad de las personas que los arrendaron a la asociación Asoatco, integrada por desmovilizados, desplazados y campesinos de la región.

2. El documento del 26 de marzo de 2007, en que aparece mi nombre, fue elaborado en la reunión convocada por monseñor Julio César Vidal, obispo de Montería, a la que asistieron los propietarios de las fincas citadas. Allí “se analizó el estado de los proyectos productivos”, los propietarios “expresaron su propósito de seguir apoyando la reintegración plena a la vida civil y para el efecto se comprometieron a firmar contratos sobre tres predios” a favor de Asoatco.

3. El arriendo de los predios a esa Asociación y las inversiones en ellos efectuadas se hicieron con el apoyo de Salvatore Mancuso, no “a sus espaldas”, no hubo ningún “entuerto” como afirma el abogado, lo cual facilitó el ingreso a Asoatco de 533 desmovilizados de las autodefensas Mancuso siempre apoyó el programa de proyectos productivos para los desmovilizados y desplazados. Centenares de personas pueden dar testimonio de ello.

4. En los tres predios se invirtieron $689 millones aportados por el Gobierno nacional, y no $1.048 millones, como afirmó el abogado, en cultivos de caucho, acacia, cacao y ganadería. Previamente, en documento del 3 de febrero/06, autenticado ante notario, los propietarios dieron su autorización para realizar proyectos productivos “con el fin de que ingresen posteriormente al patrimonio del personal desmovilizado, campesino y desplazado”.

5. Asoatco fue una de las 156 asociaciones que logramos conformar hasta comienzos de 2007, cuando entregamos el programa a la Consejería para la Reintegración a cargo de Frank Pearl. Estas asociaciones, de haberse continuado el programa, habrían dado ocupación a 7.499 desmovilizados, desplazados y campesinos. En la fecha de mi retiro, mayo de 2007, estaban trabajando en los proyectos 912 personas.

6. Diseñamos el programa de Proyectos Productivos, desde la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, con el fin de dar ocupación a los desmovilizados de las autodefensas, como una forma de evitar que en Colombia se repitieran los fenómenos de violencia presentados en Centroamérica con posterioridad a la desmovilización de las guerrillas. El programa se ejecutó en estrecha coordinación con la Dirección de Reinserción del Ministerio de Interior y de Justicia y de otros entes gubernamentales. Todas nuestras actuaciones fueron públicas.

 Juan B. Pérez Rubiano, ex coordinador de Proyectos Productivos.  Bogotá.

 

Buscar columnista