Por: Aura Lucía Mera

¡Al agua, patos!

Parece mentira que ya el 11-M pasó. Ya la rueda de la fortuna empezó a girar y mientras nos llega el día señalado para la primera vuelta presidencial –espero que exista una segunda–, el panorama político se aclara un poco más.

Fascinada con la absoluta derrota de Ordóñez. Por lo menos tenemos garantizado que no se quemarán libros, ni habrá Inquisición... Este personaje, con calzonarias a lo Chaplin y colmillos de vampiro, ya es historia y la pesadilla se esfumó... Tenía ilusión de que Marta Lucía Ramírez sacara más votación en la consulta de la derecha, pero el Innombrable hizo su trabajo a la perfección y logró vender a su Delfín...

Creo que Petro ha esta contado. Dudo que pueda aumentar su caudal electoral. Suma los votos de Caicedo y alcanza el tope... Ahora falta ver la parte ardua de la telenovela de las alianzas... Quiénes van a dejar el ego a un lado y harán coaliciones con los que tengan más opción para ganar la Presidencia. ¡Alquilo balcón!

Cali se volcó a las calles. En todos mis años de ejercer mi derecho al voto, jamás había visto semejante aluvión de carros, colas y votantes que salían y entraban como hormigas a sus diferentes hormigueros. Esto ya para mí constituye un triunfo. Porque sacar a mis conciudadanos a las calles un domingo a votar es casi una utopía. Creo que la consulta de la derecha fue la que movió el motor... Si hubiera sido sólo Congreso, otro gallo cantaría...

Macondo sigue vigente. Se acabaron los tarjetones de la consulta ultra y casi se arma la de San Quintín... nadie predijo que muchísimas personas de otros partidos políticos pidieran este tarjetón... simplemente por temor a Petro... O sea que los resultados de la derecha están inflados... Esa es mi lectura del asunto. Y el responsable de esta chambonada que vaya tomando las de Villadiego, porque se las van a cobrar duro. No se ha terminado el conteo y ya se están tirando la pelota los posibles responsables de este fallo, que precisamente afectó a la banda de los Intocables... Nos salvó la campana de la fotocopiadora con firma... No quiero ni imaginar la que se hubiera armado... Sí... armado...

Mientras tanto, tendremos un puente largo... ya ni sé de qué santo es... y luego Semana Santa... días de tranquilidad, leer... poder incrustarse en Netflix y prepararnos para la próxima contienda... A ver si los ultras nos ganan a la inmensa mayoría que quiere una Colombia diferente donde quepamos todos o si seguiremos con el Capitán Garfio y sus huestes áulicas que no tienen ni voz propia ni mucho menos ideas propias.

¿Seremos capaces? ¿O por, físico culillo, aceptaremos retroceder a la época de las espuelas, el tinto sin derramar una gota cabalgando por un chalan en finca ubérrima, que ni le tiembla la mano jamás? ¿Una cosa es que Duque el delfín gane en una consulta ya de por sí amarrada y cuadrada, ¡y otra muy diferente es que le permitamos llegar a la Presidencia de Colombia!

Sí a los acuerdos de paz. Sí al cambio. Sí a una Colombia diferente. Basta ya de la misma lavativa con diferente “bitoque”, así sea disfrazada de Duque.

Colombianos que no pertenecemos al CD, los invito a que nos unamos y apoyemos al candidato que nos permita sembrar en buena tierra la semilla para ese país que les queremos dejar a nuestros descendientes.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Aura Lucía Mera

Había una vez...

¡Se buscan!

Colombianas.org

“El país que me tocó”

Morir dignamente