Por: Hernán Peláez Restrepo

¡Al ataque!

Siempre se dijo y es cierto, que defender es mucho más fácil que atacar. Por eso, en los entrenamientos se nota tendencia a trabajos defensivos, a mecanizar los ejercicios de relevos y muy poco se aprecia lo de maniobras ofensivas. Algún director técnico dirá que no es así, pero es así.

Cuando apenas restan cinco fechas para terminar el Torneo Apertura, los equipos por debajo de los 17 puntos y que matemáticamente disponen de opciones de clasificación, necesitan salir a ‘buscar’ los partidos y la única forma conocida es atacar. Con uno o dos delanteros o con volantes que lleguen a acompañar, pero capaces de definir. Entonces si los equipos comprometidos en el asunto se especializaron en defender, ahora se quedaron sin disculpas y por supuesto al buscar con desespero el arco rival, ofrecerán ventajas defensivas y quizás terminen goleados. Como dice el dicho, quién los manda, porque entiendo el temor a perder puntos y empleo, como viene ocurriendo en Colombia, donde para recibir la liquidación de contrato, basta con perder cuatro partidos.

Hablando de salida de técnicos, cada día estoy más convencido del papel fundamental que juegan los futbolistas. Si tres de ellos se ponen de acuerdo en desobedecer y logran contagiar al grupo restante, los equipos terminan jugando a la deriva, a lo que salga en medio del desorden. Por eso, cuando echan a un técnico, los más contentos son los suplentes, porque confían en una oportunidad próxima a otorgar por quien viene. Los titulares admiten lo ocurrido como una circunstancia normal.

Y en esto quienes trabajamos en medios de comunicación, somos en gran parte culpables, porque damos demasiada importancia a los técnicos, aunque sabemos el valor de los jugadores mismos. Últimamente se volvió un juego adivinar cuándo sacan al técnico y olvidamos criticar y señalar como corresponde a los responsables que son los jugadores. El técnico está para ordenar, escoger a los titulares y hacer trabajo de repetición en la semana. Las figuras son los jugadores y no los técnicos, que sólo pueden hablar, echar cuentos, porque nunca irán al campo de juego a intentar ganar un partido. Bastaría mirar los diarios, oír la radio y observar la televisión para deducir que Mario Vanemerak es el personaje de mayor exposición en los medios, superando al presidente Álvaro Uribe. Y eso ya es mucho.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo