Por: Esteban Carlos Mejía

Al pulso del fútbol

EL FÚTBOL ES UNA PASIÓN INFANtil. Y dura hasta el último suspiro.

Fui al Atanasio por primera vez con mi hermano Simón Ambrosio, siete añitos mayor. La tribuna, “Sol” o “Corea”, hoy “Oriental”, temblaba como un flan. Chupamos intemperie, entre malevos que fumaban porros de marihuana tan gruesos como tabacos, tan letales como penaltis. Vimos peleas a puñaleta. Sentimos el miedo y el goce pagano de los goles y la asfixia de la derrota. Y nos volvi

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Esteban Carlos Mejía

¿Capón o castrato?

Los perros duros no bailan

¿Y usted cuánto tiempo aguanta?

Si este fuera un país serio