Por: Patricia Lara Salive

'Alfonso Cano' y 'Gabino': ¡ahora o nunca!

COMO JEFES DE LAS FARC Y EL ELN, les llegó la hora de buscar en serio la salida al conflicto.

Así se los imploran sus amigos, los presidentes Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales, Daniel Ortega y Fidel Castro, que han repetido que la guerrilla ya no sólo no tiene posibilidades de tomarse el poder sino que, al insistir en la lucha armada, perjudica los procesos revolucionarios de América Latina. Y ellos también han dicho que, si ustedes dejan las armas, tal vez puedan acceder al poder por la vía electoral, como ha ocurrido en El Salvador, Uruguay y como probablemente sucederá en Brasil, donde seguro será presidenta Dilma Rousseff, ex militante de Vanguardia Armada Revolucionaria Palmares y ex presa política bautizada “la Juana de Arco de la guerrilla”.

Pero para que ahora hallen la salida al conflicto, tienen que olvidarse de hacer shows mediáticos en foros internacionales y buscar un contacto directo con el presidente Santos, quien ha sido claro en que no acepta intermediarios y en que ni siquiera va a nombrar Comisionado de Paz. Es que, como ocurrió con Chávez, él desea agarrar el toro por los cachos y, como periodista que es, buscará ir a las fuentes de manera directa, como una vez lo hizo al reunirse con Raúl Reyes y con Carlos Castaño.

Y toca que no lo piensen mucho porque pasa este momento y tendrán que seguir hasta el final defendiéndose de “la más grande maquinaria bélica que haya enfrentado guerrilla alguna”, como ustedes mismos dicen. El camino para llegar a Santos está cantado: es el del ex militante comunista, ex gobernador del Valle y actual vicepresidente, Angelino Garzón, quien en una época hasta se mostró partidario del despeje de Pradera y Florida. Y si es cierta su “irreductible voluntad de buscar una salida política” al conflicto, como lo han afirmado, no tienen más que escuchar a Angelino: él ya les dijo lo que deben hacer: “el gobierno colombiano —manifestó el Vicepresidente— lo que le exige a la guerrilla es que ponga en libertad a los secuestrados sin condiciones, que cese la actividad del secuestro, de las minas antipersona y (…) de reclutamiento de niños (…); además, que sea capaz de decirle al pueblo colombiano que la violencia no tiene sentido. Si lo hicieran, tendrían en cabeza del señor presidente de la República toda la voluntad y la generosidad para construir caminos de paz”.

De modo que el tema está claro: Santos no va a aceptar escenarios de negociación internacional, ni grupos multitudinarios de ciudadanos de buena voluntad que lleven y traigan razones. Sospecho que él estará dispuesto a reunirse con ustedes, una vez hayan demostrado su voluntad de paz con hechos tan contundentes como la liberación de los secuestrados. Y luego, con una decisión definitiva de su parte, de dejar las armas para incorporarse a la lucha política legal, creo que el Presidente querrá negociar con ustedes. Pero el momento es este, cuando Santos tiene 84% de opinión a su favor, cifra superior a la de setenta y pico por ciento que mantuvo Uribe.

Si ustedes dejan pasar este cuarto de hora, ni el país, ni sus hijos, ni ustedes mismos, se lo perdonarían jamás. 

*  *  *

Mi gran abrazo de felicitación a Otto Morales Benítez ¡por sus primeros 90 años! Candidato al Premio Príncipe de Asturias, tiene mucho más que los méritos para ganarlo: su vida, sus libros (¡más de 120!), su ternura, su vigorosa carcajada, son un canto a la vida. Como le dijo el ex presidente Betancur, ¡Otto, gracias por existir!

Buscar columnista

Últimas Columnas de Patricia Lara Salive