Por: Juan Pablo Ruiz Soto

Ambiente y poder ciudadano

Con presidente a bordo, acaba de reunirse parte del Sistema Nacional Ambiental (SINA), cuyo propósito es “fortalecer la gobernanza ambiental en el territorio nacional a través de escenarios de diálogo y coordinación institucional de agendas estratégicas”.

Se revisó el Plan Nacional de Desarrollo y se buscó integrar la parte gubernamental del SINA para avanzar en su aplicación. Faltó mayor participación de la sociedad civil.

La sociedad civil —propósito y determinante de la gestión ambiental— tuvo una participación limitada en el encuentro. Hace falta fortalecer las ONG que fueron satanizadas durante el gobierno de Uribe y que aún no logran recuperarse organizativamente. Desde la relación gobierno-sociedad civil hay varias tareas pendientes.

Una importante y urgente es reglamentar adecuadamente cómo se elige a los representantes de las ONG ambientales en las juntas directivas de las CAR. La manera como se están eligiendo permite que la clientela política —que saca personería jurídica como ONG— se apodere de estos cargos y se convierta en un compinche más de la politiquería dentro de algunas CAR. Es necesario ajustar la reglamentación para que solo ONG que tengan proyectos, trabajos y resultados en pro del medio ambiente puedan votar para elegir a sus representantes. El Ministerio del Ambiente debe generar filtros para que el mecanismo funcione y así contribuir a mejorar la efectividad y eficiencia de las CAR que, como dijo el presidente Santos al abrir la reunión, hoy están seriamente cuestionadas. Mejorar la gestión de las CAR es mejorar la calidad de vida y el bienestar de los colombianos. El uso de recursos públicos exige mayor transparencia. Como sociedad civil, debemos ser detalladamente informados sobre cuál es el monto disponible para lograr qué objetivos y cómo se invierte cada peso dedicado a lo ambiental.

Tanto el presidente como Julio Carrizosa insistieron en que lo ambiental debe tener un peso central en la agenda para la paz. En la guerra, el medio ambiente y las comunidades locales han sido grandes perdedores. Con la implementación de los acuerdos debe mejorar la gestión ambiental y la calidad de vida en las regiones apartadas.

El Ideam presentó el mapa de ecosistemas, trabajo realizado con activa participación de los diversos institutos de investigación. Este mapa y la gestión ciudadana deben ser referencia obligada para la exclusión de la minería en los páramos.

Otro punto de gran importancia es la firma del convenio entre los ministerios de Medio Ambiente y Educación. Debemos mejorar nuestro entendimiento de la importancia del medio ambiente para la producción sostenible y la calidad de vida. La educación juega un papel central para conocer y mejorar cómo nos relacionamos con el medio natural, y hasta ahora ha brillado por su ausencia.

La directora de Parques Nacionales enfatizó la importancia de conectar las áreas protegidas y el papel protagónico del manejo de los paisajes transformados, y mencionó las reservas naturales de la sociedad civil como pieza esencial.

La articulación gobierno-sociedad civil es definitiva, hay que fortalecer el poder ciudadano. Alemania y Holanda son referentes, allí la ciudadanía fija y exige metas ambientales al gobierno.

Twitter @Juparus Miembro Consejo Nacional de Planeación.

 

572603

2015-07-14T22:56:03-05:00

column

2015-07-14T22:56:03-05:00

ee-admin

none

Ambiente y poder ciudadano

26

3422

3448

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Pablo Ruiz Soto

Crisis climática, ganadería y restauración

SINA, voluntad sin presupuesto

Paramunos, agua y coexistencia

Deforestación, parques y glifosato