Por: Pascual Gaviria
Rabo de ají

Amenazas ausentes

Las Farc fueron casi invisibles en las elecciones regionales del domingo pasado. Sonó la anécdota de una canción en Turbaco y no mucho más. La posibilidad de participar en política fue sobre todo un acto simbólico de apertura a la democracia de quienes recién dejaban las armas. Nunca significaron una amenaza electoral en ninguna parte. Esa irrelevancia de las Farc en política, como grupo armado y como partido, fue una de las causas de las varias derrotas del Centro Democrático. No estuvo la sombra que acompañó y amplificó su discurso desde su creación. Hace cuatro años las elecciones estuvieron marcadas por la negociación en La Habana y el conflicto activo en Colombia. Seis meses antes del 25 de octubre de 2015, 11 soldados murieron en un ataque de las Farc en Buenos Aires (Cauca). Fue uno de los peores momentos del proceso de paz. Los ceses del fuego marcaban todavía el clima electoral en muchas regiones.

Han pasado casi tres años desde la firma del Acuerdo de Paz y las discusiones sobre sus reglas y su mecánica legal se han hecho viejas. Las disidencias se consolidaron como amenazas menores. Otro actor de reparto de la economía cocalera. Después de más de tres años del plebiscito, la gente vota verraca por razones muy distintas. El Gobierno y su partido se quedaron atados a un tema que a estas alturas resulta procedimental. El principal propósito del gobierno Duque este año en el Congreso, las objeciones presidenciales a la JEP, resultó ajeno a las preocupaciones de la gran mayoría de los colombianos. Hasta en San Vicente del Caguán el Centro Democrático perdió la Alcaldía que en 2015 ganó con claridad frente al Polo.

Venezuela también dejó de ser una amenaza creíble. Con el presidente Duque en el poder la ecuación cambió. Ahora no era que nos íbamos a caer en el caos venezolano, sino que el Gobierno iba a lograr que los vecinos volvieran a la senda democrática. En Medellín las vallas del CD todavía decían: “Somos la barrera contra Venezuela”. Parecía que hubieran estado ahí por años. Resultó que ya no había riesgo de sumarnos a Maduro, pero tampoco se logró que su gobierno cayera en cuestión de horas. En el plano internacional desapareció otra sombra.

Además, el Centro Democrático se agazapó tras un Gobierno lejano a todos los partidos. Se convirtió en trinchera contra los demás políticos. Un gran pecado electoral en tiempos de coaliciones obligadas. Y el último ungido por el expresidente Uribe ha resultado sobre todo un veto de confianza. De modo que el partido de gobierno solo logró ser la mayor votación para las asambleas departamentales en Antioquia. Los liberales y Cambio Radical ganaron en ocho departamentos; los conservadores, en seis y la U, en cinco. Para los concejos, el CD solo logró mayores votaciones en los departamentos de Antioquia y San Andrés. No logra crecer en maquinaria mientras su logotipo pierde fuerza frente al voto más independiente. Y en Antoquia, su gran bastión, perdió en Alcaldía y Gobernación. Logró poner alcalde en 17 municipios de 125. Y en el Área Metropolitana, donde vive el 66 % de la población del departamento, solo logró una alcaldía de las diez en juego. Y el elegido tiene un grillete para que no camine más de la cuenta.

En Colombia se ha demostrado que no solo las grandes marchas marcan movimientos y cambios políticos. Las filas de los domingos electorales pueden ser un ruido suficiente.

888548

2019-10-29T15:27:38-05:00

column

2019-10-29T16:12:30-05:00

[email protected]

none

Amenazas ausentes

17

3529

3546

1

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Pascual Gaviria

Reducción del daño

Redes de miedo

Paronoia

Disidencias y coincidencias

Una oportuna debilidad